INFORMES DE WALL STREET

Los emergentes no se salvan: advierten que las bolsas ya “se acoplaron al desastre

Duró poco la ilusión del desacople, al menos en materia financiera. Y cuanto más sufran los activos, explican, más sentirán las economías la desaceleración del mundo desarrollado

En momentos de crisis económica-financiera como la actual, el mundo debate qué tan profunda será la corrección. Como siempre, de un lado los optimistas, del otro, los pesimistas.

Recientemente en el Foro Económico de Davos, los especialistas esgrimían varias teorías que explicarían por qué los países emergentes están más a resguardo en comparación con el pasado: el famoso “desacople . Algo así como el “no pasa nada (o por lo menos, creer que no es el fin del mundo). Sea mito o realidad (llegado el caso el tiempo lo dirá), en lo que la mayoría de los analistas concuerda es que en materia financiera, el “acople ya es un realidad. En lo que va del 2008, no hubo tregua para los ex favoritos de los inversores alrededor del globo.

Claro, en el pasado reciente prometían (y cumplían) con el objetivo deseado: rentabilidades altísimas. Los mercados accionarios de Brasil y Turquía, por caso, mostraron ganancias de más del 70% en moneda dura el año pasado. Eso, hoy por hoy, es sólo una anécdota. Los primeros presentan un rojo del 8,3% mientras que los segundos, una caída del 21% (ambos en su moneda de origen).

Ahora, los gurúes de Wall Street consideran que el “desacople es una teoría disparatada cuando se habla de mercados accionarios. Según los analistas de JP Morgan Chase, emergentes tuvo un rendimiento superior a los desarrollados en septiembre y octubre del 2007 –en la primera fase de la crisis–. “A partir de ahí, los precios de las acciones emergentes se movieron más o menos a la par con los activos desarrollados .

Ahora, dicen, no sólo es peor la performance de los mercados centrales del mundo, sino que aquellos en vías de desarrollo están trackeando en línea. “Esto sugiere que si bien el derrame negativo es menor que en el pasado, no fue precisamente un desacople , indican. Viendo como está la foto de las bolsas emergentes, se ve que son compañeros en la triste travesía: mientras que los índices americanos están entre 6% y 11% abajo en el año, Brasil está 8% negativo, India recortando 12%, Hong Kong con pérdidas del 13,5%, México con un rojo del 6,2%.... y la lista es eterna. El Merval, en línea, derrapa un 6,9%.

¿Cómo es la relación entre el mercado americano y el europeo o los denominados desarrollados? Altísima, según los especialistas de BNP Paribas. En los últimos 10 años, la correlación (la relación entre, por ejemplo, dos variables) es contundente. Tomando las variaciones semanales en el S&P 500 y los mayores índices se llega a la conclusión de que hay pocos lugares donde esconderse cuando el clima se pone feo. BNP dice que la correlación más alta se da entre el S&P y las bolsas de Europa, Japón y Canadá (arriba del 0,8).

En el lote de las menos afectadas se encontraría el Bovespa brasileño y los mercados emergentes en general (medidos por el MSCI del Morgan Stanley). Pero, una aclaración: en base a los cálculos del banco francés, la correlación es de 0,6 para estos dos últimos casos. Sigue siendo muy alta. Ergo, no hay dónde diversificar.

Por eso que los inversores (de acá y de allá) están aplicando la famosa máxima financiera conocida como S.O.S (salir o sufrir). Por lo que se ve, de todos lados. Pero el tema no queda circunscripto en el ámbito bursátil. Como quien no quiere decirlo en voz alta, los analista del JP Morgan lanzan un vaticinio bastante preocupante: “Cuanto más fuerte respondan los precios de los activos emergentes a lo que sucede en el mundo desarrollado, más sentirán las economías emergentes toda la fuerza de la desaceleración de los países centrales .