TAMBIÉN CRITICAN LA INACCIÓN DEL GOBIERNO ARGENTINO

Los ejecutivos no creen en la palabra de Brasil

El decreto que firmó Lula da Silva la semana pasada y que en principio implica un aumento en el costo de las exportaciones argentinas a Brasil es considerado un golpe al Mercosur y genera dos sensaciones en el empresariado local, que desde ayer y hasta mañana estará reunido en Mar del Plata en el 39º Coloquio de IDEA. Por un lado, desconfían que Brasil, a pesar de asegurar que las tasas en cuestión no se aplicarán a las importaciones provenientes del bloque aduanero, haga luego lo contrario. Por otro, culpan al Gobierno argentino por no prevenir la medida.

Nos preocupa que se sigan sumando costos a los alicaídos mercados de ambos países. Las barreras arancelarias no hacen más que generar nuevas trabas para una situación de hecho muy compleja“, dijo un alto ejecutivo del sector automotor. Ahora hay que esperar el verdadero alcance de la medida“.

Juan Manuel Forn, presidente de la alimenticia Molinos, dijo que, en la medida que no se vulneren los tratados del Mercosur, no se puede protestar. De todas formas, lamentamos la llegada de nuevas barreras arancelarias“, dijo Forn, quien aclaró que el tema estaba dentro de las atribuciones ya anunciadas por el gobierno brasileño. Enrique Mantilla dijo que desde la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA) había advertido sobre la medida que iba a tomar Brasil. Y no tuvo respuesta del gobierno argentino.

El viernes pasado, Lula da Silva, al notar que la reforma tributaria estaba parada en el Congreso, firmó un decreto aumentando la Contribución para la Seguridad Social de 3 a 7,6%. El impuesto, según la Receita Federal brasileña, se cobrará a toda la producción y las importaciones de ese país. Al mismo tiempo las importaciones pagan otro impuesto: el PIS que hoy llega a 1,65%. Pero ante un pedido de explicaciones del gobierno argentino, Brasil aseguró que el tributo no se aplicará al Mercosur, respuesta que no convence a los empresarios.

“La Cancillería argentina nos dijo que el decreto no nos alcanza, pero Brasil siempre dice una cosa y termina haciendo otra , dijo un exportador cerealero. “Acá lo lamentable fue que la Argentina fue avisada y nunca el gobierno hizo algo al respecto . se lamentó.

En idéntico tono, un directivo de una firma petrolera que pidió no ser identificado dijo que si el Gobierno no toma cartas en el asunto, Brasil terminará perjudicando a las exportaciones argentinas. “La posición de Brasil , concluyó, “es la misma que tiene la Argentina con los otros socios del Mercosur“.



Más de Impresa General