Liquidez y especulación impulsan a los bonos locales

El fuerte exceso de liquidez en la plaza local hizo que los títulos públicos, nuevos y viejos, reflejen en tan sólo siete días subas de hasta 25%. Dentro de un mercado de bonos que dada su condición no posee un volumen abultado, operaciones puntuales de fondos externos e inversores institucionales hacen subir los precios de los bonos, en promedio, entre un 2% y 4% diario. El optimismo no sólo alcanza a los Globales y la nueva deuda, sino que en la rueda de ayer se observaron subas de entre 3% y hasta el 19% en Bontes y Bocones. Estos títulos, pesificados en su momento, son más riesgosos, producto de que aún se desconoce cuál será su tratamiento en la reestructuración de deuda. En cambio, los Globales que a mediados de año llegaron a los

u$s 36 para luego caer hasta niveles de u$s 25, en los últimos días volvieron a subir ante la especulación de que finalmente la renegociación de los títulos resulte más amigable. Desde el mercado, señalan que mayores expectativas de crecimiento convalidarían una oferta del gobierno más atractiva que la ya realizada, de una quita de capital del 75%. (Pág. 18)



La reposición de cosechadoras, aún escasa

Mientras la venta de cosechadoras venía cayendo desde 1997, la producción de soja se triplicó, de 12 a 37 millones de toneladas. Según un informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), hecho a mitad de 2003 (cuando se estimaba que la demanda sería de 1.700 unidades en lugar de las 2.200 que efectivamente se vendieron), la insuficiencia del parque y su elevada edad promedio provocarían pérdidas de u$s 120 millones, ya que, con pocas máquinas, se suele llegar tarde para cosechar (con lo que los granos se exponen a temporales que los arruinan), y el uso de las máquinas a alta velocidad daña los granos. Para el INTA, se necesitan reponer 1.143 máquinas anuales para mantener la edad promedio del parque en 11,5 años, aunque lo ideal sería renovar 2.500 al año. (Pág. 10)