LA EMPRESA FAMILIAR TIENE UNA DEUDA DE 5.300 MILLONES DE EUROS

Las finanzas de Parmalat encienden una señal de alarma

La calificadora de riesgo Standard & Poor’s amenazó con reducir los títulos de deuda del grupo lechero global a la categoría de bonos basura

La leche y los quesos de Parmalat pueden ser frescos, pero sus cuentas agrian el ánimo de los inversores. Un ejecutivo de uno de los bancos acreedores de la firma ha dicho que el negocio fundamental de Parmalat es sólido pero que las finanzas de la familia Tanzi, que controla la compañía, deben mejorar.

Han reaparecido las dudas acerca de por qué un grupo lechero global que el año pasado facturó 7.500 millones de euros (8.800 millones de dólares) tiene una deuda bruta de 5.300 millones de euros y liquidez declarada por valor de 3.500 millones de euros. La habilidad de Parmalat para incrementar rápidamente las ganancias y la facturación a través de adquisiciones, había aplacado la inquietud, pero ahora la firma se convirtió en otro ejemplo de los peligros de las compañías controladas por familias que manejan el negocio de manera reservada e ignoran las demandas de los inversores.

Aunque los analistas han dicho que la red global de compañías sub-holding de Parmalat –que acumula más de 800 millones de euros en préstamos entre las propias empresas– no parece un castillo de naipes a punto de desplomarse, restaurar la fe demandará algo más que las palabras tranquilizadoras de los ejecutivos de la empresa y de la familia fundadora.

El problema empezó hace una semana, cuando Deloitte & Touche, auditora de Parmalat, advirtió que no podía considerar como líquido a casi 500 millones de euros invertidos en un fondo de inversión desconocido, con sede en las Islas Caimán. Deloitte agregó que la firma lechera registró como ganancia neta, en el primer semestre, u$s 135 millones de un contrato de swap cambiario con el mismo fondo, llamado Epicurum. Standard & Poor’s amenazó con reducir los títulos de deuda de Parmalat a la categoría de bonos basura.

Días más tarde la firma volvió a sorprender al mercado al anunciando que el Gerente Financiero dejaba la compañía. “Hasta ahora nos inquietaba que las finanzas fueran poco eficientes, pero ahora nos preocupa que la gerencia haya asumido grandes riesgos y tratara de esconderlo , resumió un analista.



Más de Impresa General