Las exportaciones japonesas pierden competitividad

El dólar llegó ayer a su nivel más bajo en relación a la moneda japonesa en tres años e ingresó en el territorio de los 102 yenes. Algunos analistas prevén que caerá por debajo de los 100 yenes.

En los últimos tiempos, el crecimiento de Japón dependió de las exportaciones y un yen más fuerte implica que los productos japoneses que se venden en EE.UU. –su segundo socio comercial– son menos competitivos.

La fortaleza del yen en relación al dólar fue el principal factor que afectó el desempeño del índice de acciones Nikkei 225, que ayer cayó 4,5%.

El yen también avanzó en relación a divisas como el dólar australiano, que los inversores usan para el carry trade, una estrategia en la que toman prestado en yen para invertir en divisas de países con tasas de interés más altas. Ultimamente se están desarmando estos carry trades porque los inversores evitan el riesgo.

Por otra parte, Yuji Saito, titular del departamento cambiario de Société Générale en Tokio, señaló que, como marzo es el último mes del año fiscal japonés, las firmas financieras convierten divisas extranjeras en yenes para cerrar sus libros.