Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Las cifras detrás del boom de las bicicletas

La bicicleta se está convirtiendo en la mejor opción al elegir un medio de transporte en las grandes y pequeñas urbes. Con el incentivo de los gobiernos, la tendencia crece.

Copenhague, Ámsterdam, Sevilla, Berlín, Barcelona. A simple vista, pareciera un listado de ciudades a visitar en Europa. Podría serlo. Pero, ¿por qué podría Buenos Aires encajar perfectamente en ese repertorio de sustantivos propios? Porque todos forman parte de un ranking de ciudades "amigables con la bicicleta", tal como lo dicta el estudio de 2015 de Copenhagenize, una consultora global en diseño de políticas de transporte.
La investigación, que califica a las urbes del mundo que se encuentran en mejores condiciones para el ciclismo urbano, se realizó también en 2011 y en 2013. Sin embargo, fue recién en 2015 que Buenos Aires se dio el lujo de compartir podio con otras localidades del primer mundo, ocupando el puesto 12 de 20. No hay una única razón de este premio: detrás del ‘boom’ hay políticas públicas para construir bicisendas; económicas para fomentar la compra; y una cultura urbana más proclive a los estilos de vida sustentables y sostenibles.
Claudio Canaglia, presidente de la Cámara Argentina de Comercio e Industria de la Bicicleta (Commbi), asegura que en 2016 se vendieron aproximadamente 1,4 millón de bicicletas en el país; es decir, una de cada 28 personas adquirió una. Según datos de 2013 proporcionados por el mismo organismo, el negocio de rodados implicó un movimiento económico de $ 2.874 millones.

Cambio cultural

Este cambio cultural de optar por la bicicleta, según Canaglia, comenzó en 2009. "Hubo una administración (pública) que entendió que el auto no era una forma de transportarse en la ciudad. Mismo la gente entendió que se llegaba mucho más rápido en bicicleta que en auto a todos lados", justifica el presidente de Commbi. No fue una idea inédita del Gobierno, en rigor, sino surgidas en el marco de la Unión Europea hace más de una década y replicada en más de 50 países del mundo, según Copenhagenize.
No obstante, Néstor Sebastián, titular de la Asociación de Ciclistas Urbanos (ACU), considera que todo empezó mucho antes. Fue en la década de ‘90 que, por la idea de ecologismo y medioambiente, sumado a las modificaciones mecánicas de la bicicleta -se sacaron los cambios y fue más liviano andar- y al desarrollo del cicloturismo, que este medio de transporte dejó de ser visto como un vehículo para la gente con menos recursos. De todas formas, Sebastián coincide con la visión de Canaglia de que la gestión que comenzó en CABA en 2007 visibilizó este cambio.

Ciudad por ciudad

Es una tendencia que se ve a lo largo y a lo ancho del país. Ciudades como Rosario, Córdoba y Godoy Cruz también cuentan con bicisendas y ciclovías y tienen planes de extender sus redes. Pero no hay que confundir los términos. La bicisenda es un camino construido por fuera de la calzada, donde también pueden circular los peatones. En cambio, la ciclovía es un carril exclusivo para las bicicletas y está delimitado dentro de la calzada.
En el 60% de los hogares de la ciudad de Córdoba hay por lo menos una bicicleta. "El 1,4% de la población, que equivale a 19.500 personas, la utiliza como medio de transporte", detalla Ramón Mestre, su intendente. Además, desde 1993 que existen 104 km. de ciclovías y, a partir de 2012, inauguraron 6,2 km. de bicisendas. Hay planes de construir 42 km. más.
Si bien Córdoba no cuenta con un sistema de bicicletas municipales, desde la intendencia aseguran que quieren incorporar el sistema de uso compartido. "En esta materia ya estamos en contacto con empresas dedicadas al tema en muchas ciudades del país y del mundo", agrega Mestre.
Rosario es la primera ciudad del interior que cuenta con sistema público de bicis, además de ser la que mayor longitud de bicisendas y ciclovías tiene por habitante, con 120 km. de distancia. "El objetivo hacia 2020 es llegar a 220 km. Los viajes en bicicleta alcanzan el 5,3% del total", proyecta Mónica Fein, su intendenta. Con 20.000 usuarios registrados y 280 vehículos distribuidos en 18 estaciones, el sistema de bicicletas municipales contabilizó más de 300.000 viajes desde su puesta en marcha en 2015. Su funcionamiento está facilitado por una aplicación móvil que permite monitorear las estaciones, las ciclovías y la disponibilidad. "La última incorporación fueron las bicicletas tandem, lo cual hacen que el sistema sea accesible para personas no videntes", dice Fein.

Números porteños

Por su parte, la ciudad de Buenos Aires cuenta con el programa Ecobici que, a la fecha, posee 1.200 vehículos, 108 estaciones, 163 kilómetros de ciclovías y bicisendas y planes de extenderlos a 30 más este año. El 3,5% de los viajes que se realizan en la ciudad son arriba de la bicicleta. "Principalmente, se utilizan de lunes a viernes para ir a estudiar o trabajar", asegura Paula Bisiau, subsecretaria de Movilidad Sustentable de la ciudad de Buenos Aires.
Varias críticas en referencia al sistema de ciclovías en Buenos Aires, incluso las especificadas en el Copenhagenize, apuntan a que debería mejorarse la conectividad entre los distintos puntos. Bisiau, en tanto, argumenta que en una ciudad tan grande no se pueden hacer cambios de un día para el otro. "Pero nosotros lo que hacemos es ir avanzando para que esta red siga creciendo y la idea es llegar a los 250 km. y con esa cantidad de kilómetros tendríamos una red bastante densa en toda la ciudad", comenta.
Pese a que rescata los avances en cuanto al ciclismo, el titular de ACU, Sebastián, critica dos aspectos que se deberían mejorar. Uno es el relacionado con dónde estacionar la bicicleta. Opina que "se deberían utilizar las playas concesionadas que hay en los principales puntos de la ciudad". El otro punto tiene que ver con "la manera agresiva de conducir en la Argentina". Todo esto requiere de definiciones del Gobierno y de un trabajo para fomentar las conductas responsables de la sociedad, cierran las fuentes.
Buena, bonita y barata. Las cifras indican que la bicicleta se está convirtiendo en la protagonista y en la mejor opción a la hora de elegir un medio de transporte en las grandes y pequeñas urbes. Y con el incentivo de los gobiernos, se volvió una tendencia creciente.
Lucía Fortín

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar