Domingo  08 de Junio de 2003

La vida de los chicos que trabajan

Un ejemplo de este problema es Gustavo Figueroa, un chico de 11 años. Lo encontramos en la Plaza Pueyrredón, más conocida como Plaza Flores, ayudando a su abuela Dominga, de 55 años, a juntar cartones y latas. A Gustavo lo crió su abuela, ya que sus padres no pudieron por falta de dinero. Viven en Moreno, pero no trabajan allí, porque reciben mal trato por parte de la gente y, además, es una zona humilde, donde no consiguen mucho. Por esto, trabajan por las zonas de Flores y Caballito, donde consiguen comida, cartones y latas y son bien tratados por la gente. Gustavo y su abuela empezaron a trabajar hace un año y medio. Al principio tenían vergüenza, pero dicen que “sólo fue cuestión de acostumbrarse”. Viven con aproximadamente $ 3,50 por día, más el Plan Jefes de Familia, que cobra el padre. A veces, algunas panaderías les regalan el excedente que no pueden vender. Ellos dicen que lo que ganan, lo gastan en lo básico, la comida.



Los números de los chicos

Las cifras de los chicos que trabajan en la calle son alarmantes. Según artículos del diario Clarín, el 22% de los chicos de nuestro país, trabajan. Son alrededor de 1.500.000, de entre 5 y 14 años que, en lugar de jugar y estudiar, ayudan a sus familias a mantenerse y, por hacerlo, el 40% de ellos deja la escuela. La cifra en los últimos 8 años se sextuplicó, ya que datos de Unicef revelan que en 1995, los chicos que trabajaban eran 252.000. La mayoría de estos chicos lo hacen en las zonas urbanas (82 %) donde, solos o con sus familias, recolectan basura, elaboran y venden alimentos y artesanías; y los más grandes trabajan en la construcción, en comercios y talleres. En las zonas rurales, el otro 18%, hace tareas agropecuarias.

Una de las principales causas de este problema es la pobreza: las dificultades de conseguir empleo y la disminución de los ingresos de los hogares más vulnerables, llevan a una familia a que sus hijos trabajen. También lo es el abuso de los mayores, ya sea explotándolos o por necesidad, ya que no han podido conseguir trabajo.

Otro ejemplo del problema es el de Carlos y Johanna, dos hermanos de 9 y 6 años. La necesidad llevó a que tuvieran que salir a trabajar junto a sus padres, recolectando cartones y comida. Empezaron hace 15 semanas por el barrio de Flores. Trabajan 4 horas por día y ganan alrededor de $ 2,50. Concurren a la escuela y, aunque no les va muy bien, no se sienten discriminados por sus compañeros.



Una historia difícil

Hay veces que, detrás de cada chico que trabaja, hay una historia compleja, con problemas familiares y maltratos. Esto le pasó a Ignacio, un chico de 8 años. Cuando nació vivía con su padre y su madre, hasta que se separaron. Su padre se fue a la casa de su hermana y su madre convivía con otro hombre. Ignacio, desde entonces, vivió en Merlo con ellos y con sus hermanastros. Él no era feliz allí, ya que su padrastro lo maltrataba y le pegaba. Esto motivó su rebeldía, y fue menospreciado por sus compañeros de escuela. Desde las 12, hora en que salía del colegio, ayudaba a su tío, “obligado por el padrastro, recolectando cartones, bolsas de cal y diarios”. Su tío le pagaba $ 6 por día, con lo que intentaba mantener a la familia. Su padre muchas veces lo fue a buscar para llevárselo, pero siempre le decían que no estaba, a veces lo ocultaban. Finalmente, un día lo encontró y se lo llevó, sin que su padrastro lo supiera. Ahora, su padre lo está criando y está corrigiendo “las malas costumbres que había adquirido en su antiguo hogar y en la calle”.



Una historia diferente

Una historia diferente es la de Martín Gigena, un chico de 14 años que trabaja. La diferencia es que no lo hace por necesidad, por tener un plato de comida cada día o para ayudar a sus padres a llegar a fin de mes, sino para él mismo. El sueño de Martín es poder comprarse una consola de videojuegos. Para lograrlo, pasea perros y reparte envíos a domicilio en bicicleta. Paseando perros gana $ 3 por hora (si el perro es grande) o $ 2 (si el perro es chico) y lo hace los martes y los jueves. Y con los envíos gana $ 15 por semana y, a veces, también le dan propina. Generalmente la gente lo trata bien, pero hay algunas personas que lo tratan mal o le dan portazos en la cara. Cuenta que en el colegio no le va muy bien y que, a veces, cuando no tiene ningún encargo, se pone a hacer sus tareas escolares. Martín dice que se siente orgulloso de trabajar, aunque le preocupa el colegio y piensa que en 3 meses podrá comprarse la Playstation.



No siempre tiene que ser en la calle

Este es el caso de Marcela –nombre ficticio, ya que no quiso revelar su verdadera identidad–, una chica de 14 años que limpia y atiende una verdulería. Vive en una villa de emergencia con sus padres y hermanos. Marcela trabaja, desde los 12 años, más de 6 horas por día. Su madre no trabaja y el padre es costurero, pero no les alcanza el dinero para subsistir y, por eso, tiene que hacerse cargo de la verdulería. Ella cuenta que trabajar le impide poder dedicarse mucho tiempo al colegio y, por consiguiente, tiene 7 aplazos en el primer trimestre de primer año. Sea como fuere, la realidad es que muchos niños argentinos trabajan, ya sea por necesidad, por gusto o por obligación, en las calles, en negocios o en sus casas. Nadie los protege, nadie denuncia a los que ocupan o subocupan en negro, nadie se preocupa por lograr que estos chicos recuperen el tiempo, la infancia, los juegos, los derechos, los sueños, la educación, la esperanza, ni por el futuro que les espera. En tal sentido, el Gobierno y la sociedad en su conjunto deberían instrumentar planes que tengan como objetivo sacar a esos niños de esa situación indebida.

Este artículo fue escrito por Janett Abrasso, Victoria Carrasco, Noelia Marcucci, Delia Montiel, Adrián Serafini, Viviana Ticona, Juan Manuel Trigo y Rolando Zurita, alumnos de 1º año 1ª, turno mañana, de la Escuela de Comercio 9 José Ingenieros, supervisados por la profesora Mónica Pelliciaro.



Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN7,047074,750079,7500
DÓLAR BLUE1,3793142,0000147,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-2,2019-145,3755
EURO0,030388,423688,4656
REAL0,049513,749113,7559
BITCOIN4,090310.647,650010.652,0000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-0,833329,7500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-10,000018,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-9,523819,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000028,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000090,0090,00
CUPÓN PBI EN PESOS-0,55561,791,80
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL2,200040.974,0500
BOVESPA1,330095.734,8200
DOW JONES0,200026.763,1300
S&P 500 INDEX0,29873.236,9200
NASDAQ0,370010.632,9850
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-1,5525366,9778372,7649
TRIGO CHICAGO0,3643202,4578201,7230
MAIZ CHICAGO-1,4247143,0061145,0729
SOJA ROSARIO0,0000286,00000,0000
PETROLEO BRENT-0,119741,720041,7700
PETROLEO WTI0,676240,200039,9300
ORO0,24731.864,50001.859,9000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology