Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La undimotriz, con todo por descubrir

El vasto potencial de aprovechamiento energético a partir de las olas. El prototipo de un grupo de investigadores de la UTN.

La fuerza del mar es tan poderosa que los griegos la atribuyeron a una de las deidades más influyentes y temidas del Olimpo, Poseidón. En términos más científicos, los océanos ofrecen, hoy, dos tipos de energía: la maeromotriz, proveniente de las mareas; y la undimotriz, proveniente de las olas, cuyo aprovechamiento para la generación eléctrica está siendo aplicado en forma experimental desde los años 70.
En la Argentina, donde existen enormes recursos marítimos dado su extenso litoral sobre el Atlántico, uno de los grupos pioneros es el equipo de investigación en energía undimotriz de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). Dirigido por el ingeniero Alejandro Haim, este construyó un dispositivo a escala para transformar la undimotriz en energía eléctrica, que será instalado próximamente en el puerto bonaerense de Quequén.
El prototipo consta de un cuerpo cilíndrico que aloja el sistema electromecánico, unido a dos brazos de palanca con una boya adosada en su extremo. Cuando la ola atraviesa el dispositivo, la boya sube por el empuje; y cuando la ola se retira, baja por gravedad. "Este movimiento acciona un generador de energía eléctrica, que se puede trasladar hacia la costa mediante un cableado, hasta una estación transformadora y distribuidora de energía", explicó Haim a la agencia TSS.
"El generador es un desa-rrollo argentino, pero la empresa que lo diseñó lo manda a fabricar a China porque es más barato", señaló el ingeniero. Y destacó: "Por ahora usamos este, pero la idea es hacer nosotros un equipo que pueda producirse a escala en el país y cuya tecnología dominemos, sin tener que depender de otros".
Según cálculos del equipo de la UTN, el dispositivo tendrá una potencia de 40 kilovatios y una vida útil estimada en unos 20 años. Al no estar en contacto directo con el agua, aunque sí con el aire marino, el mecanismo deberá estar protegido contra la oxidación, pero, en sí mismo, es de fácil mantenimiento. "Es más probable que sea reemplazado por una tecnología superior que por el desgaste de sus materiales", comentaron.
"La idea es aprovechar la central termoeléctrica emplazada muy cerca de la escollera de Quequén y disponer allí varios equipos", subrayó Haim. Luego de las pruebas piloto, que están previstas para marzo o abril de 2017, los investigadores harán una estimación de costos a escala real del equipo, con la idea de buscar socios para iniciar su producción a escala en el mercado local.
De acuerdo a los cálculos de los investigadores, la energía undimotriz "no solo tiene un potencial igualable al de las energías eólica y solar, sino que su suministro permanece constante casi todo el día y durante gran parte del año".
María Gabriela Ensinck

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar