EL TRIGO CAYÓ OTRO 3,4%, LEJOS DE CHICAGO, DONDE ESTUVO CERCA DEL RÉCORD

La soja en Rosario sigue subiendo

Las cotizaciones de la soja en la Bolsa de Comercio de Rosario mantuvieron ayer la tendencia alcista y marcaron nuevos máximos históricos, tanto para la posición disponible como para la entrega en mayo, al cerrar en $ 1.150 y u$s 322,5 por tonelada, respectivamente.

Las necesidades de la industria local de garantizarse poroto ante los pronósticos de una baja en la producción final de la oleaginosa por efecto de la sequía pudieron una vez más con la retracción que la soja obtuvo en los mercados de referencia. En Chicago, el contrato con vencimiento más cercano de soja terminó levemente en baja, a u$s 486,1 por tonelada, como consecuencia de una toma de ganancias.

Los negocios con trigo en Rosario también se movieron a contramano de lo que sucede en el mundo. El cereal fue ayer el principal motor de las operaciones en los mercados granarios de Mineápolis, Kansas y Chicago. En ese sentido, los ajustados stock mundiales de trigo, los más bajos de los últimos 30 años, hicieron que las operaciones en Mineápolis –donde el trigo que se comercializa es de excelente calidad– la tonelada de cereal valiera entre 15% y 17% más que la misma cantidad de soja. La pelea de fondo pasa por atraer a los agricultores estadounidenses para que destinen mayor cantidad de hectáreas al trigo de verano, en detrimento de la soja y el maíz.

En sintonía con Mineápolis, el trigo operó ayer al límite permitido de alzas tanto en Kansas como en Chicago, donde la jornada cerró con mejoras de 11 dólares, o 3,17%, hasta u$s 368,5 por tonelada, el mayor valor desde el récord histórico que el cereal marcó a mediados de diciembre pasado.

Lejos de ese impulso alcista, los negocios con trigo en Rosario fueron escasos y los pocos interesados pagaron 3,4% menos que en la jornada previa, hasta $ 580 por tonelada disponible. La caída también llegó para las operaciones futuras de trigo con vencimiento más cercano, que registraron mermas de entre 1,8% y 2%.

Desde el pasado jueves, el trigo local ingresó en una espiral bajista, a pesar de que con la reapertura de los registros de exportación –que comenzó a regir el 31 de enero– se esperaba un repunte considerable de las cotizaciones.

Sin embargo, en medio de denuncias de los productores por presuntas maniobras de los compradores para rebajar el valor del cereal, que tocó el 30 de enero $ 700 por tonelada, no hubo mejoras. Ayer, lo pagado por los exportadores, y cuando la molinería local permanece retirada, se ubicó casi 22% por debajo de la paridad internacional (fas teórico), que la Secretaría de Agricultura fijó en $ 742.

Noticias del día