LOS NDICES DEL SHERATON, EL ALVEAR Y EL HILTON LLEGAN HASTA EL 85%

La ocupación de los hoteles cinco estrellas crece 30% respecto de 2002

Los principales establecimientos de la Capital Federal reciben más clientes por el alza en la actividad de ferias y congresos y por el inicio de la temporada de cruceros

El alza registrada por la actividad de congresos y convenciones, que durante todo 2003 logró ingresos 25% más altos que los conseguidos durante el crítico 2002, y la llegada de 3,4 millones de turistas extranjeros –un 22% más que el año pasado– son las causas principales que tienen los hoteles de cinco y cuatro estrellas de la Capital Federal para levantar sus copas, pese a que todavía faltan 22 días para celebrar el Año Nuevo.

Es que el mes pasado los establecimientos más lujosos de la ciudad registraron, en promedio, un aumento del 30% en su ocupación en relación a noviembre del año pasado.

El Sheraton Buenos Aires y el Park Tower presentaron una ocupación promedio del 65%, 15 puntos por encima de la de hace doce meses. “Una de las causas que más impulsaron el crecimiento es la apertura de la temporada de cruceros, que se extenderá hasta el 20 de marzo , explica Cecilia Bauzá, gerenta de Relaciones Públicas del complejo de Retiro, que cuenta con 1.000 habitaciones. Se calcula que, en ese lapso, llegarán al puerto de Buenos Aires 57 embarcaciones, que traerán a bordo a 80.000 turistas.

En el Alvear explican que la valorización del euro frente al dólar y el hecho de que la Argentina esté lejos de zonas de conflictos son factores que pesan a la hora de explicar el aumento del turismo receptivo y de la ocupación. El hotel de Recoleta registra un aumento del 36% respecto de noviembre del 2002.

En el Hilton de Puerto Madero aseguran que su índice de ocupación actual, que llega al 85%, se debe a que gran cantidad de estadounidenses que llegan al país eligen ese hotel por sobre los de estilo europeo, como el Marriot o el Sofitel.



Con menos habitaciones

Los hoteles cuatro estrellas de la ciudad hoy exhiben ocupaciones aún más altas. Eso es así porque ofrecen tarifas que se amoldan mejor al turismo regional de clase media y a que son edificios con menor cantidad de habitaciones que las de los hoteles top.

La cadena española NH, que posee 636 habitaciones en la Capital Federal, distribuidas en cuatro establecimientos, mantiene una ocupación promedio de 90%, un 40% superior a la que tuvo en noviembre de 2002. “Este año se agregaron turistas estadounidenses y europeos a los visitantes regionales que habían llegado el año pasado, alentados por la devaluación. Además, hubo una reactivación del sector corporativo: comenzaron a venir ejecutivos que vienen a analizar el mercado o que llegan para reflotar alguna inversión que había quedado relegada durante lo peor de la crisis , asegura Jorge Melero Blanco, director de Operaciones del Mercosur de NH Hoteles.

Pero hasta no hace mucho tiempo, el panorama de los principales hoteles de la ciudad distaba mucho de la realidad actual. Durante el primer semestre de 2003, los establecimientos alcanzaron una ocupación promedio del 50%, lejos de la del 65% que un hotel necesita para garantizarse rentabilidad.

La por entonces escasa afluencia de turistas y clientes corporativos desató una guerra de tarifas entre los hoteles que –pese a haber otro clima de negocios– aún se mantiene. De hecho, el precio promedio de una habitación doble bajó un 15% respecto del primer semestre de 2002: pasó de u$s 117 a los actuales u$s 110.



Más de Impresa General

Noticias del día