La japonesa Sony quiere eliminar al 78% de sus proveedores

La compañía japonesa Sony está ultimando un plan para reducir de forma drástica el número de proveedores de componentes de electrónica de consumo con los que trabaja. De esta forma, el grupo tiene previsto prescindir de 3.700 proveedores y quedarse sólo con 1.000. La decisión del gigante japonés se enmarca dentro de un plan estratégico para reducir costos y mejorar la rentabilidad después de que la compañía atraviese este período complicado.

Sony sorprendió a los inversores cuando anunció en el primer trimestre de su ejercicio fiscal, que terminó en junio pasado, que sus ganancias antes de impuestos habían caído tanto como un 69 por ciento. Tras estos malos resultados, la compañía se comprometió a elevar el margen operativo bruto del 2,5 por ciento que consiguió el año pasado hasta el 10 por ciento en 2006.

Para conseguir su objetivo, Sony ha puesto en marcha un plan que promete invertir unos 300.000 millones de yenes (2.338 millones de euros o u$s 1.981 millones) en los próximos tres años, y que irán destinados a reestructurar su negocio de electrónica, el más perjudicado por la crisis.

El plan prevé determinar los activos no estratégicos de la compañía y las líneas de negocio no rentables para poder prescindir de ellas. La primera decisión, fruto de este plan, ha sido reducir el número de componentes de sus productos de electrónica de consumo, desde 840.000 unidades hasta 100.000 en los próximos años.

De esta última cifra, 20.000 han sido declarados críticos y los 80.000 restantes se han considerado componentes comunes.

Fuentes de Sony han asegurado que “a la hora de diferenciar nuestros productos y elevar la competitividad ha sido incluso necesario diferenciar los componentes que van en nuestros dispositivos .

Fusako Nagao, analista de Standard & Poor’s en la capital japonesa, ha asegurado que “la comoditización de los productos es muy rápida . Por eso, “bajar los costos al mismo tiempo que se incrementa la competitividad es fundamental para los fabricantes japoneses de electrónica , explicó.

Junto con sus resultados trimestrales, Sony también anunció que ha ampliado su plan de retiros voluntarios, estableciendo la edad mínima en treinta años de trabajo frente a los 35 años que exigían hasta ahora a sus trabajadores.



Más de Impresa General

Noticias del día