Miércoles  09 de Enero de 2008

La industria adelanta el futuro

Salvo la industria automotriz, el resto de los sectores manufactureros está perdiendo participación en la economía. La Argentina tendría que experimentar un crecimiento industrial más dinámico que el del PIB por muchos años consecutivos.

En 2007 la industria creció 7,3% anual, un buen número sobre todo si se tiene en cuenta que fue el fruto de nueva inversión, dado el agotamiento de la capacidad ociosa. Sin embargo, la imagen que se obtiene es algo distinta cuando se separa el comportamiento de la industria automotriz de los demás sectores. El ‘resto’, que incluye desde Alimentos y Bebidas hasta Química, pasando por Siderurgia y Textiles, ese subconjunto creció 5,2% en 2007, con una marcada desaceleración frente al 6,9% registrado en 2006.

Así, salvo la industria automotriz, el resto de los sectores manufactureros está perdiendo participación en la economía. Cuando la Argentina llegue a algún nivel de PIB per cápita comparable con los países desarrollados, entonces será previsible hacia delante un gradual achicamiento de la participación de la industria en el PIB total, por una expansión más dinámica en servicios. Pero en esta etapa, con un PIB per cápita de 6.300 dólares/año, la Argentina tendría que experimentar un crecimiento industrial más dinámico que el del PIB por muchos años consecutivos.

Obsérvese que, antes de la recesión de 1999 a 2002, la actividad manufacturera representaba el 17,4 % del PIB (a precios constantes), mientras que en 2007 esa participación alcanza a 16,5 %, casi un punto porcentual menos. Brasil, por tomar una referencia cercana, ubica ese guarismo en torno al 19 % del PIB total, mientras que en Corea la industria se aproxima al 40 % del PIB.

Cualquiera de los parámetros que se tome abona la hipótesis acerca de que el crecimiento argentino todavía necesita por bastante tiempo ser intensivo en industrias. Y el comportamiento de este indicador, a su vez, habrá de adelantar el futuro.

El automotriz, en ese sentido, es un caso muy interesante. Después de la recuperación de 2003/2004, este sector ingresó en un régimen sostenido de crecimiento con variaciones entre 25 y 30 % interanual, acumulando ya 10 trimestres consecutivos en ese andarivel. Algunos factores explicativos son condiciones que pueden extrapolarse a otros rubros, pero también hay aspectos específicos: a) el sector automotriz no ha sufrido cambios significativos en las reglas de juego, profundizándose en los últimos años la complementación productiva con Brasil y México; b) el factor trabajo parece mantener ventajas competitivas tanto en términos mundiales como regionales; c) el hecho que el peso haya quedado atado a un dólar débil ha generado significativas inversiones desde la zona del euro, en busca de competitividad cambiaria; d) dado el carácter de las firmas involucradas, ni la falta de profundidad del mercado de capitales local ni la ausencia de financiamiento de largo plazo han operado como restricciones significativas;e) de todos modos, la baja tasa de interés local en términos reales si ha incentivado la demanda más allá de la recuperación del poder adquisitivo de los salarios.

Aún con todos esos ingredientes, no hay lugar para el conformismo, ya que la producción automotriz argentina todavía no alcanza a 1 por ciento de la producción mundial, cuando Brasil participa con 4%.

Ahora bien, cabe preguntarse que ocurre con el ‘resto‘ de la industria, que crece a un ritmo mucho más moderado, convergiendo a 5% anual en este 2007, luego de hacerlo por encima del 6% entre 2005 y 2006.

Por el lado de la demanda, la principal diferencia consiste en que el carácter multinacional de las empresas automotrices facilita el acceso a terceros mercados, ventaja de la que no gozan muchas de las industrias del ‘resto’. Pero en un mercado mundial expansivo hasta fin de 2007, el contraste podría darse más por el lado de la oferta: hay sectores para los que la incertidumbre energética y la falta de financiamiento de largo plazo operan como lastres más pesados. Igualmente, hay actividades que han sufrido bastante más cambios de reglas o intervenciones discrecionales que sus pares automotrices. Adicionalmente, hay rubros menos cíclicos, que habían caído menos.

De cualquier modo, la convergencia del ‘resto’ de la industria a un crecimiento en torno al 5% anual es consistente con el ritmo actual de inversiones. Sin embargo, si se aspira a seguir incentivando la demanda, se requiere un crecimiento más dinámico de las inversiones y de la oferta local, pues de lo contrario habrá un rápido deterioro del resultado del comercio exterior: si se excluyen productos primarios y combustibles, la balanza comercial registró un ‘rojo’ de 3 mil millones de dólares en 2007, cuando en 2006 el balance había sido equilibrado.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000080,250086,2500
DÓLAR BLUE-0,6369152,0000156,0000
DÓLAR CDO C/LIQ0,0176-148,9501
EURO0,740697,426197,4543
REAL1,043115,290715,2949
BITCOIN6,084919.289,030019.299,0000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,301134,0625
C.MONEY PRIV 1RA 1D0,000031,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D0,000034,2500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000095,0095,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,701,70
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,000055.427,2600
BOVESPA0,1800110.575,4700
DOW JONES0,000029.910,3700
S&P 500 INDEX0,00003.638,3500
NASDAQ0,000012.205,8460
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,9020433,9432437,8932
TRIGO CHICAGO-0,9220217,1553219,1762
MAIZ CHICAGO-0,1175167,3161167,5130
SOJA ROSARIO0,0000346,5000346,5000
PETROLEO BRENT-0,705747,840048,1800
PETROLEO WTI0,043945,550045,5300
ORO-0,72391.769,00001.781,9000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology