La historia de un clásico argentino

El Torino, considerado uno de los pocos autos creados en el país, nació sobre la base del Rambler American 440, un vehículo fabricado por American Motors Corporation.

Luego, Industrias Kaiser Argentina rediseñó el modelo y lo adaptó al mercado nacional. Para ello convocó a Pininfarina, la empresa dedicada al automovilismo, que tiene sede en la ciudad de Torino, Italia. De ahí surgió el nombre del modelo local y también el tradicional escudo.

Si bien hubo pruebas en 1966, la producción en serie comenzó en enero de 1967, una vez que el vehículo fue homologado por la Federación Internacional de Automóvil. Poco tiempo después, Ika pasó a manos de Renault, y fue rebautizada Ika Renault.



Más de Impresa General