INVERSORES QUIEREN CONOCER REQUISITOS, CRITERIOS Y PRECIO

La falta de normas frena el negocio de los biocombustibles

A casi dos años de sancionada la ley de biocombustibles, faltan las normas anexas que definirán cuestiones cruciales para que entren jugadores a este nuevo negocio

A casi dos años de sancionada la ley de biocombustibles, los interesados en entrar al negocio local quieren que se publiquen las normas complementarias que volverán operativo el régimen y, sobre todo, darán transparencia a los mecanismos.

Es que mientras la escala necesaria para destinar la producción de biocombustibles al mercado externo recorta los potenciales inversores (una planta de 200.000 toneladas demanda unos u$s 50 millones, más u$s 20 millones de capital de trabajo), una planta para el mercado interno es más accesible (una fábrica de 60.000 toneladas requiere u$s 20 millones, más otros u$s 10 millones de capital de trabajo), pero su viabilidad económica está atada a varias cuestiones que exceden a la ley de oferta y demanda.

Según Claudio Molina, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, mientras que la ley dispone que a partir de 2010 los combustibles fósiles deberán estar cortados con un 5% de biocombustibles en el país (el gasoil con biodiesel, lo que generará una demanda de hasta 800.000 toneladas anuales, y la nafta con bioetanol, que requerirá 228.000 toneladas), la falta de definiciones hace que los potenciales inversores no se animen a producir para el mercado interno, entre ellos, el agro.

Según el experto, la necesidad de definiciones pasa básicamente por cuatro cuestiones. Una atañe a los requisitos formales para presentar los proyectos. Molina dice que es preciso fomentar la sana competencia y “evitar que ocurran ‘confusiones’ como con la empresa cordobesa Bio IV, que utilizó una nota de la Secretaría de Energía para atribuirse un 25% del cupo fiscal de etanol .

Otro tema es la necesidad de clarificar los criterios que empleará la Autoridad de Aplicación para otorgar el cupo fiscal a quienes produzcan para el mercado interno. Según el experto, tal cupo debería otorgarse por licitación pública, para que no prevalezca el “criterio subjetivo de la Autoridad de Aplicación .

En cuanto a las normas de seguridad obligatorias para los establecimientos promocionados, Molina dice que la Argentina exige mayores requisitos que Estados Unidos o Alemania, algo que es preciso flexibilizar.

Por último, el tema del precio: “Debería calcularse en función del valor del biocombustible de exportación, o actualizarse cada día, para no fomentar la ‘contabilidad creativa’ .

Noticias del día