Miércoles  06 de Febrero de 2008

La duda china

La competencia impuesta por la estabilidad de los precios de la producción china dificultó las recomposiciones salariales en el mundo desarrollado, impidiendo el contagio inflacionario. El esquema cerraba hasta ahora con Estados Unidos como comprador de última instancia de los excedentes

Estados Unidos va a la recesión y es muy probable que Europa lo siga. El cambio de ciclo de vacas gordas a vacas flacas y su posible alcance e impacto en el mundo globalizado dependen más que nunca del desempeño de la economía china.

Convengamos que el acelerado proceso de expansión que experimenta la economía mundial desde el 2002 a la fecha ha tenido una singularidad respecto a los períodos de prosperidad del pasado: pudo convivir con una suba sostenida de los precios de la energía y de las materias primas sin desbordes inflacionarios.

Desde el sector financiero se atribuye el mérito a la política monetaria y a la sintonía fina con que pudo campear distintas amenazas recesivas y/o inflacionarias. Es como si los banqueros centrales de la nueva economía global ya operasen en un punto de la curva de aprendizaje donde la experiencia acumulada y la sofisticación de los modelos predictivos permitiesen asegurar el acierto del anticipo de sus intervenciones. Para los que privilegian la lectura de la economía real, la efectividad de la política monetaria de los últimos años fue consecuencia de los cambios en la producción global. China esta vez ha jugado un rol clave en la contención de ajustes salariales que caracterizaron experiencias anteriores de flexibilización monetaria con petróleo caro. El gigante asiático incorpora todos los años entre 10 y 15 millones de trabajadores del sector rural (con productividad marginal casi nula) al sector productivo urbano. El aporte a la productividad global china de esta masa laboral y su impacto en las aspiraciones del universo de trabajadores ocupados ha permitido hasta ahora mantener en raya los costos productivos pese a la suba sostenida del precio de la energía y de los alimentos. La competencia impuesta por la estabilidad de los precios de la producción china dificultó las recomposiciones salariales en el mundo desarrollado impidiendo el contagio inflacionario que en otras oportunidades generaba el alza sostenida del petróleo y las materias primas. El esquema cerraba hasta ahora con Estados Unidos como comprador de última instancia de los excedentes comerciales del mundo (financiado por China y otras economías con excedente de capitales).

La crisis de las hipotecas y su contagio al mercado de crédito han afectado al consumo americano rompiendo uno de los ejes del ciclo de vacas gordas con petróleo y alimentos caros. Por eso todas las miradas convergen a China. La buena noticia es que China todavía tiene muchos millones de trabajadores rurales que pueden ser reconvertidos aumentando la productividad, lo que facilita ciertas recomposiciones salariales internas sin impacto en los precios. La mala noticia es que el alza sostenida de los alimentos y de la energía, antes disimulada con subsidios, ha empezado a ser trasladada a la población, deteriorando poder adquisitivo y generando tensiones inflacionarias. El gobierno chino ha recurrido a los controles de precios (¿darán resultado allá?) mientras enfrenta presiones sociales y debe planificar cómo sustituye demanda externa por demanda interna para mantener una tasa de expansión que evite replanteos políticos (preservando el rol protagónico de las inversiones en el patrón de crecimiento). De mantenerse el alto precio de los commodities (dólar débil mediante), cuenta con el instrumento cambiario para conciliar objetivos.

Si el gigante asiático logra los reacomodos internos y externos que impone el cambio de ciclo en la economía mundial, las vacas flacas que se avecinan no dejarán mayores huellas. Si, por el contrario, la producción china se encarece, por excesiva apreciación del yuan o ajuste inflacionario de salarios, es probable que las vacas flacas inauguren un período de estanflación (inflación con recesión) de duración indefinida y mucho más traumático para la economía mundial.

Es este último escenario el precio del petróleo y los commodities volverán a ser variables de ajuste. La energía y los alimentos deberán bajar, como en ciclos anteriores, para que la economía globalizada pueda reencaminarse a un nuevo período de vacas gordas.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,291580,000086,0000
DÓLAR BLUE-0,6329153,0000157,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-0,8423-149,2557
EURO0,144696,324396,3843
REAL-0,075815,154115,1612
BITCOIN-8,615417.103,510017.118,5500
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-0,550533,8750
C.MONEY PRIV 1RA 1D-9,090930,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-8,275933,2500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000095,0095,00
CUPÓN PBI EN PESOS1,76471,731,70
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,582054.150,6500
BOVESPA0,0500110.132,5300
DOW JONES-0,580030.046,2400
S&P 500 INDEX-0,15843.635,4100
NASDAQ0,470012.037,3260
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,0000435,0455435,0455
TRIGO CHICAGO0,0000216,1449216,1449
MAIZ CHICAGO0,0000165,3477165,3477
SOJA ROSARIO0,0000344,5000344,5000
PETROLEO BRENT-1,810347,730048,6100
PETROLEO WTI-1,575144,990045,7100
ORO0,16621.808,50001.805,5000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology