Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Intendentes sub 35: apuntes para la gestión

Las elecciones pasadas cambiaron el mapa político en cientos de intendencias a lo largo del país. La irrupción de la Generación Y es parte del fenómeno. Ante esto, un encuentro de jefes comunales permitió descubrir qué piensan y cómo actúan. Además, los expertos ofrecen sus consejos para los nuevos gestores públicos.

Intendentes sub 35: apuntes para la gestión

La Generación Y, aquella que conforman los nacidos luego de 1982, hizo su irrupción en la política en las últimas elecciones. En la actualidad, hay 118 intendentes menores de 35 años de todo el país, y ese aspecto generacional fue preponderante a la hora de reunirlos en un espacio de intercambio y aprendizaje.

El llamado Primer Encuentro Nacional de Intendentes Sub 35 tuvo solo una consigna; simple, pero estricta: tener menos de 35 años. Gobierno & Intendencias participó en el evento organizado por la Subsecretaría de Asuntos Municipales, a donde concurrieron decenas de jefes comunales, que compartieron un ambiente cargado de camaradería y charlas preparadas para fortalecer su gestión.

En la Argentina hay más de 2.300 intendencias. Desde la Subsecretaría de Asuntos Municipales -que cumple la función de "ventanilla" para los municipios en el Gobierno nacional- entienden que la cercanía es algo central. Lucas Delfino, subsecretario del área, indica que encontraron jefes comunales "más preparados", algo que "hace 30 años, en el país, era imposible pensar en intendentes menores de 35 años". El funcionario adjudica este fenómeno a un "emergente de la sociedad que no encontraba respuestas en las políticas tradicionales".
El encuentro organizado por la subdivisión del Ministerio del Interior y Obras Públicas y Viviendas, según Delfino, se enfocó en "los jóvenes intendentes los entienden y reconocen que las discusiones estériles del pasado no van a ayudar a construir el futuro deseado", partiendo de dos premisas fundamentales: "Dejar de lado las discusiones partidarias estériles"; y "el foco en la era del conocimiento, el emprendedurismo y las incubadoras".

El espacio público

Administrar las áreas comunes de una ciudad es uno de los desafíos a los que se enfrentan los líderes municipales del país, según explica el decano de la Facultad de Arquitectura de la UBA, el arquitecto Luis Bruno. "A los fenómenos urbanos hay que verlos colectivamente", propone, y lo asocia con una poderosa herramienta de gestión municipal, estética y a la vez funcional. Dejar a un lado los proyectos "magnánimos y fashion", para darle lugar a las cosas "simples, innovadoras, bellas y bien hechas".

El académico, que participó del encuentro, fomenta incluso las mesas de trabajo con municipios, en marcos de colaboración mutua entre universidades y gobiernos locales, lo que ya es un hecho en algunas ciudades. De sus experiencias extrae que está presente la dinámica de "no entender mucho del otro", refiriéndose a las mesas de abogados, economistas, políticas, arquitectos y otros profesionales.

"No comprendemos lo que son los procesos colaborativos. Es fundamental que se amalgamen los fenómenos y proyectos, normativas y códigos con los tecnicismos". Para ello, grafica y concluye que la intendencia "tiene que salirse de la ferretería, que es atar todo con alambre, ocuparse exclusivamente de los baches o los vecinalismos, para darle lugar a la planificación". En este sentido, brinda tres consejos para los intendentes recién llegados a los poderes locales:

- Planificar y concretar. Bruno recomienda "no hacer obras pobres en lugares pobres", sino hacer obras con la mejor calidad, buenos espacios arbolados y usar buenos materiales en cordones y veredas.

- Apostar al espacio público desde las centralidades. "Los conjuntos de viviendas están hechos a medida de los punteros o de las constructoras, eso hay que cambiarlo", dice el arquitecto. Para todos los agentes que llevan a cabo oficios esenciales en el funcionamiento de la localidad, procurar que vivan en la centralidad y no en las afueras de la ciudad "en viviendas sociales todas iguales", advierte el Bruno y pone énfasis en que esto mejoraría también el tiempo de traslado de un lugar a otro.

- Defender el comercio a cielo abierto. El decano de la Facultad de Arquitectura de la UBA incita a que los comercios en planta baja den a la puerta de entradas a viviendas. "Los comercios son las calles más seguras de todas" y, además, si se incorpora arte muralismo, "se dejarían de lado los carteles de neón excesivos", dice, refiriéndose a uno de los agentes principales de contaminación visual.

Sobre la coparticipación

También hubo espacio para el debate sobre impuestos, donde prevaleció la idea de que el federalismo en la Argentina puede mejorar. A su turno, el contador Iván Sasovsky, tributarista del Gabinete de Asesores de Presidencia en el Banco Nación, señaló que el motivo de las inequidades que sufren los municipios se relaciona con "el pasado y la obsoletización de las formas de recaudación". La reforma constitucional de 1994 le otorgó autonomía a los municipios, es decir, estos podían recaudar aquello en lo que gastaban. Ahora bien, destaca, uno de los aspectos que quedaron "pendientes" desde aquella fecha fue la ley de coparticipación.

Este asunto sin resolver la refiere a una "incapacidad política" y señala que los intendentes son autónomos, pero sin presupuesto, algo que sería equivalente a tener un título y no poder ejercer su profesión. En este sentido, indica que las provincias de Córdoba y Santa Fe son "las más rebeldes".

¿Cómo hacen los municipios para salir del paso? Sasovsky cuenta que algunas provincias "inventaron tasas" para poder recaudar sin tener en cuenta cuestiones básicas del sistema de coparticipación. Sin embargo, añade, el problema es que los municipios, para imponer cualquier tipo de tasa, tienen que tener una contraprestación de servicios prestados, definitivamente. "Un ejemplo de invento de recaudación lo podemos encontrar en Misiones. Esta provincia impondrá tasas al uso del espacio aéreo y eso es algo prohibido". Esta doble imposición generada por los impuestos no solo se trata de un "mecanismo retrógrado", sino que va "en contra del desarrollo".

En países desarrollados, completa, la recaudación más exitosa se la llevan las tasas relacionadas con el medio ambiente y la responsabilidad empresaria, "haciendo previsión a problemas a futuro, como la contaminación y modificación de espacios naturales". No tratar estos temas con la debida importancia se refleja en presiones fiscales, "las más altas de la historia", y la pérdida de financiamiento que sufren los municipios cuando no se ejecutan obras por "temor a perder caja".

Desarrollar la economía

En un mundo cambiante aparecen nuevos roles y los intendentes sub 35 deben prestar atención. El desafío en lo económico y productivo pareciera hallar su razón de ser en acortar las brechas sociales de casi un tercio de la población bajo la pobreza, a través del acompañamiento de los proyectos locales para que puedan dedicar su energía a innovar modificando lo que ya está creado. Carlos Ferraro, licenciado en Economía y especialista en políticas de promoción empresarial, reconoce que las localidades hoy "son más importantes que en el pasado y pueden contribuir al desarrollo de las actividades locales; pero hay diferencias en los territorios y ahí interviene la riqueza del intercambio".

A través de la evaluación de siete casos de incentivo a pymes, Ferraro determinó que los programas que se ejecutan desde el ámbito local "funcionan mejor que el resto". En su opinión, "sin dinamismo económico", más allá de aquel que supone la explotación de recursos naturales no renovables, "y el centralismo oculto bajo un federalismo que no funciona muy bien", no se podrá sortear el obstáculo de país productivo y desarrollado. Sin ánimos de detenerse en los problemas, propone una serie de herramientas de las cuales pueden valerse los intendentes para asestar un "golpe de productividad".

En este sentido, explica que el financiamiento es relevante, pero, para comenzar a valerse de esta herramienta disponible, es preciso saber "qué timbres hay que tocar". Es por eso que los municipios "tienen que contar con gente que ayude a los dueños de pymes a enmarcar su proyecto en la financiación. Existen casos de gente que pide financiación por la complejidad que representa".

En tanto, la comercialización dentro de las localidades son el corazón de la distribución de ingresos. Es por eso que el especialista en políticas de promoción empresarial recomienda que se incentiven los locales a cielo abierto: "Trabajar con grupos de empresa. Ayudar a que la representatividad de las pymes esté presente en el sector comercial".

Para construir una Argentina "diferente a la actual", Ferraro indica que es preciso "ampliar la capacitación de los recursos humanos en temas de desarrollo de proyectos", generando instancias de diálogo.
"Cada territorio cuenta con una entidad propia y hay que descubrirla, como también las vocaciones productivas", dice el ex economista de la CEPAL. En este sentido, profundiza, los intendentes son agentes clave en el apoyo a la producción como los "eslabones más importantes", dado que su actividad es la de "estar cerca de la gente y permitir flexibilidad del uso de los instrumentos".

Contra los prejuicios

¿Por qué la ciudadanía votó a decenas de intendentes jóvenes? Las respuestas quedaron flotando en las conversaciones con los jefes comunales, de casi todos los partidos políticos. Razones no faltaron: la voluntad de cambio, el cansancio por los dirigentes históricos y, lógicamente, "porque se presentaron". Al cierre del encuentro, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, bromeó sobre la condición física de algunos intendentes que parecen mayores a los 35 años por la labor que conlleva la gestión pública. Pero también reconoció el merecimiento de las personas jóvenes en proclamarse jefes comunales, dado que "son comunes los prejuicios" en torno a la capacidad de un joven para gestionar un puesto de responsabilidad.

Un caso excepcional, pero no por ello extraño, es el de Flavia Vargas, la joven intendente de Napenay, Chaco, y nacida en el año 1992.

Entre los deseos a futuro, quedó el federalismo, que, según los presentes, existe en la Argentina más "más de derecho que de facto". Así lo dio a entender el mismo Frigerio, al convocar desde el poder local al fortalecimiento del federalismo, ya que tan solo el 9% de los recursos federales van a los municipios. "Hay provincias que no tienen ley de coparticipación municipal. El avance es con el ejemplo, por caso, la descentralización de recursos". Los intendentes, mientras tanto, tomaban nota.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar