Grandes efectos sobre la economía y la política K

Cuando los pozos descubiertos por Enarsa y PdVSA comiencen a producir petróleo, el cambio en el mercado de hidrocarburos nacional será drástico. Enarsa, que comenzó en 2004 con un solo empleado –Exequiel Espinoza, todavía presidente–, y recién empezó a facturar en 2007, será una de las petroleras más grandes de la Argentina. Si extrajera petróleo por cinco millones de m3 anuales, sería la tercera en el país, detrás de YPF (casi 14 millones en 2007) y Pan American Energy (6,2 millones).

También tendría sentido la posesión de estaciones de servicio, a las cuales proveería sin depender de terceros. Se vuelve candidato firme para la red de 500 estaciones de Esso, que está en venta. Cuando este razonamiento se hizo pregunta, el directivo de Enarsa consultado soltó una carcajada, pero no se animó a negarlo.

También habrá consecuencias políticas. El fortalecimiento de la relación con Chávez y Venezuela será inevitable (excepto que haya una improbable pelea societaria Enarsa–PdVSA); las gestiones de Julio de Vido no podrán ser desconocidos, ni tampoco que su gestación y firma en el acuerdo que hizo posible el descubrimiento.