España busca convertir a sus aliados estadounidenses en turistas

Una estrella de Hollywood como Michael Douglas parece un candidato improbable para convertirse en la imagen central de la campaña promocional de la isla española de Mallorca; sin embargo, el actor, que tiene allí una casa de vacaciones, firmó un contrato por más de 5 millones de dólares con las autoridades de las Baleares para promocionar el turismo extranjero.

La elección de un estadounidense no es casual. El perfil de España mejoró en Estados Unidos desde que respaldó la guerra en Irak, mientras Francia perdió el favor de algunos estadounidenses, por oponerse a ella. El verano pasado España registró tres meses de incrementos consecutivos de visitantes estadounidenses por primera vez desde los atentados del 11 de septiembre, y está tratando de aprovechar su popularidad con otra campaña de marketing en Estados Unidos cuyo lema es España, un amigo en Europa.

Francisco Utrera, secretario de Estado de Comercio y Turismo de España, dijo que su país y Estados Unidos están ahora más unidos. “Estuve con el presidente del Gobierno en Estados Unidos y pude ver la diferencia. Ahora se presta atención a España , dijo Utrera. Sin embargo, el funcionario desestima la idea de que su país trate de capitalizar el malestar estadounidense con respecto a Francia.

Aprovechar su nuevo perfil en Estados Unidos no es el único desafío que enfrenta el turismo español. España es uno de los principales destinos turísticos europeos y desde hace décadas sus playas atraen a los adoradores del sol. Pero últimamente sufrió el efecto del debilitamiento de algunas economías europeas, como la alemana. Para incentivar el interés de los visitantes el gobierno balear eliminó el polémico ecoimpuesto, que obligaba a los visitantes a pagar 1 euro adicional por persona y por noche durante su estadía. Lo recaudado se destinaba a proyectos ambientales, pero fue suprimido por las quejas de los operadores turísticos .

Aunque el gobierno reconoce la importancia del mercado turístico tradicional de playa y sol, es consciente de que debe adaptarse al crecimiento de los viajes independientes. La clave está en promover la imagen de España como un destino lleno de vitalidad, a partir, por ejemplo, del contrato del Real Madrid con el británico David Beckham, uno de los futbolistas más famosos del mundo. Desde su llegada, el museo del club recibe más visitantes que centros culturales madrileños como el Museo del Prado o el Reina Sofía.



Más de Impresa General