Jueves  20 de Mayo de 2010

En el país del alto consumo digital, el desafío es la democratización del uso de la tecnología

El desarrollo tecnológico es uno de los principales motores sobre los que se asienta el crecimiento de una sociedad amante de las innovaciones, pero esa evolución no puede estar completa si el acceso a los beneficios que proporcionan estos adelantos no alcanza a todas las capas sociales. La inclusión digital surge como una prioridad básica para encarar la Argentina del futuro

La aplicación de la tecnología transformó al mundo a lo largo de su historia y la Argentina no fue la excepción en sus primeros doscientos años de vida. El desarrollo tecnológico permitió, por ejemplo, incrementar las producciones industriales, mejorar los rindes en las cosechas, fabricar satélites, realizar complejos procedimientos médicos y facilitar el acceso al conocimiento y el entretenimiento. Pero aún queda mucho camino por recorrer y la inclusión digital representa uno de los mayores retos.

En la era de internet y la proliferación de dispositivos electrónicos, los argentinos se sumergen en la web y se vuelcan masivamente al consumo. El crecimiento de esta tendencia tuvo una aceleración vertiginosa en los últimos cinco años. Hoy, más del 80% de la población posee al menos un teléfono celular y el número de aparatos en uso supera al total de los argentinos. Es extraño encontrar un hogar sin una radio o equipo musical y más aún lo es hallar uno en el que no haya un televisor, sobre todo cuando el propio Gobierno se aboca a la tarea de repartir decodificadores para llevar la tv digital a miles de hogares de escasos recursos antes de que comience el Mundial. Pero la posibilidad de que todos los habitantes puedan disfrutar los beneficios de una conexión a internet de banda ancha, es una asignatura pendiente. Sobre todo, teniendo en cuenta que el acceso a una computadora aún está lejos para una buena porción de los argentinos, pese a que se estima que este año el mercado alcanzará a las 2,5 millones de unidades en todo el país. El desafío, entonces, es la democratización del uso de la tecnología, según concuerdan referentes de las principales empresas del sector.

“La misma la importancia que tenían los ferrocarriles hace 100 años, posee internet hoy en día”, sostuvo Alberto Arébalos, director de comunicaciones y asuntos públicos para América Latina de Google, el gigante de las búsquedas por Internet.

“Internet no es solo el mail, Facebook, Twitter o Google. Tiene que ver con la educación y la infraestructura económica de un país, porque hace que esta sea más eficiente, más dinámica”, señaló el especialista, al tiempo que remarcó que “no solo los que tienen computadora se benefician con Internet”. En ese sentido, reforzó el valor como herramienta para acortar las distancias y reforzar las comunicaciones. “Si vivís en la Puna y te vas a atender a la clínica más cercana, tu médico puede comunicarse por teleconferencia con un especialista que le da la solución en Buenos Aires Así, te salva de una enfermedad sin tener una computadora en tus manos”, graficó.

Por eso, consideró que “el desafío mas importante es aumentar el acceso a la banda ancha de internet y hacer que se convierta en un servicio público. Como lo es el gas, también debe serlo el acceso a internet”, y para ello “hace falta una decisión de gobierno y empresa privada”, indicó.

“Hoy en día la brecha mas importante no es entre la Argentina y Francia, sino entre Buenos Aires y Salta, Barrio Norte y Lomas de Zamora... Esa es la brecha que hay que achicar”, subrayó.

“Hay que democratizar más el uso de la tecnología”, agregó Fernando Freytes, gerente de Soluciones de la compañía de telefonía celular Nokia, referente de uno de los mercados con mayor penetración en la sociedad argentina.

En esa línea, planteó un futuro cercano en el que los dispositivos de última generación de telefonía móvil, que permiten navegar por internet, consultar mails, chatear, conectarse con las redes sociales y hasta incorporar un GPS; lleguen a las diferentes estratos sociales, tal como hoy lo hacen los celulares que poseen menos funcionalidades. “Hoy a esta tecnología accede la clase media alta y la meta es que en el corto plazo lo haga a la clase media baja”, dijo.

“Es un momento maravilloso para la gente que trabaja en tecnología”, sostiene Ezequiel Glinsky gerente de nuevas tecnologías de Microsoft Argentina y Uruguay, quien se entusiasma con la era de “la computación en la nube (cloud computing)” (ver aparte) y el trabajo que la compañía está realizando con más de 250 emprendedores que crean y venden aplicaciones en todo el mundo para esta tecnología.

“La Argentina es una usina de emprendedores excepcional en cloud computing”, indicó y proyectó que “vamos a tener cada vez más dispositivos que van a interactuar y se van a integrar a la nube”, lo que hará que “la gente acceda a la información cada vez más fácil”. El futuro, para Microsoft, es “tres pantallas y la nube”, esto es “la computadora, el teléfono y la televisión, los tres integrados a través de la nube para conectarte con tus datos de forma remota”, añadió Glinsky.

Su mirada sobre la tarea de los profesionales de la tecnología en el país tiene un punto de encuentro con la de Pablo Perl, padre del grupo de los CIOs, que actualmente asesora al Banco Nación y posee una basta trayectoria en el sector privado tanto como en el público. “A nivel de empresas, hace muchos años que la Argentina está al mejor nivel. Dispone de las mismas herramientas y posee un nivel tecnológico y humano que, en muchos casos es superior al de otros países. Pero esto solo ocurre en las compañías que le dedican un presupuesto importante a la tecnología”, resaltó Perl e indicó que en el sector público la situación es diferente, porque “ hay que moverse con estructuras pesadas, que hace que todo sea más difícil”.

“Hay mucho para hacer, para racionalizar, para organizar y hacer mas eficiente en la cosa pública. Hay que avanzar más para modificar la forma en que la gente se relaciona con lo público y en que se actúa”, dijo Perl, aunque remarcó que “en algunos casos, se trabaja razonablemente bien”.

De todas formas, consideró que “a nivel de la sociedad en general, la tecnología no ha avanzado lo suficiente”, ya que “no es sólo para que una empresa gane más dinero, sino que tiene que servir para cambiar y mejorar la forma de hacer las cosas”. Y concluyó que “el desafío como país es ver cómo hacemos para que toda la tecnología llegue a la gente y haga que su vida sea mejor”. La meta es pretenciosa y la propia evolución tecnológica hace que la línea se corra cada vez un poco más adelante. Pero la recompensa del esfuerzo por alcanzarla hace que valga la pena el intento.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000077,500083,5000
DÓLAR BLUE-1,6575174,0000178,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-6,1667-152,5745
EURO0,038391,963491,9986
REAL0,061713,624313,6284
BITCOIN-3,224313.200,210013.207,8500
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,405631,5625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-6,349229,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-5,882432,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000078,0078,00
CUPÓN PBI EN PESOS-6,00001,411,50
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-5,824049.596,5300
BOVESPA-1,4000101.016,9600
DOW JONES-0,800027.685,3800
S&P 500 INDEX-0,30263.400,9700
NASDAQ0,637511.358,9370
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,3912397,6588399,2204
TRIGO CHICAGO-0,5652226,2494227,5354
MAIZ CHICAGO-0,3593163,7730164,3635
SOJA ROSARIO-0,7215344,0000346,5000
PETROLEO BRENT-5,242739,040041,2000
PETROLEO WTI-5,559837,370039,5700
ORO0,00001.908,80000,0000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology