DISMINUIDO EL RUIDO POL TICO, BRASIL APROVECHA EL ESCENARIO POSITIVO PARA LA REGIÓN Y SALE A CANJEAR DEUDA

El spread de la deuda emergente es el más bajo en siete años

Favorables vientos continúan soplando en el mercado de deuda emergente. Ayer, los precios de los bonos subieron en una sesión en la que los inversores, alentados por una disminución en el ruido político de Brasil, se interesaron por este tipo de riesgo y empujaron los diferenciales a mínimos históricos.

Los retornos totales crecieron 0,22% medidos por el índice EMBI+, elaborado por el JP Morgan. Así, los diferenciales se ajustaron en 4 puntos básicos, a sólo 284 puntos por encima de los bonos del Tesoro de EE.UU., ubicándose en el nivel más bajo desde 1998.

Entre los grandes ganadores de la jornada se encontraron los bonos soberanos de Ecuador. Los analistas dijeron que la principal razón para la caída en los diferenciales era el apetito por altos rendimientos, en medio de las bajas tasas de rentabilidad que existen a nivel mundial.

“Es una continuación de la demanda general de rendimientos, con los inversores sintiéndose un poco más optimistas, por ahora, sobre el escándalo político en Brasil , dijo Christian Stracke, analista de CreditSights.

De hecho, el alza en los precios de los bonos se produjo pese a que José Dirceu, la ex mano derecha del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se encontraba declarando ayer en una comisión del Congreso, sobre un supuesto esquema de sobornos a legisladores.

“Hubiera pensado que el mercado iba a tener un poco más de turbulencias con el testimonio de Dirceu, pero el mercado más o menos consideró que no brindaría ninguna revelación conmocionante , continuó Stracke.

Por otra parte, este positivo escenario para la deuda emergente y la región, es el que siguen aprovechando algunos países para refinanciarse, reestructurando su perfil de vencimientos. Hay apetito por estos instrumentos, y además las bajas tasas que existen en los países desarrollados, permite a estos emisores emitir deuda a más bajo costo.

No exento de esta posibilidad se encuentra Brasil. A pesar de los ruidos políticos del último mes, JP Morgan Chase & Co anunció que Brasil venderá bonos nuevos por u$s 4.500 millones para reemplazar deuda que está recomprando.

La operación consiste en recomprar el C- Bond que vence en 2014, y emitir nueva deuda al 8% anual, con vencimiento en 2018.

Según se informó oficialmente, el Gobierno de Lula Da Silva recomprará bonos viejos con un valor nominal de u$s 4.300 millones y venderá, en su lu-

gar, instrumentos nuevos por

u$s 4.500 millones.

Además, el Gobierno deberá pagar u$s 106 millones en efectivo para cubrir el interés que aún resta desembolsar a los inversionistas.El canje, según se informó, reducirá los intereses que el país tendrá que pagar.



Más de Impresa General