Lunes  28 de Enero de 2008

El programa monetario impone un límite a sostener al dólar

Sostener el dólar en una economía que se encuentra casi en plena utilización de los factores productivos (medido según la tasa de desempleo), se convierte en ‘terreno fértil’ para que los excesos de demanda se traduzcan con suma facilidad en presiones inflacionarias.

Esta situación exige en forma creciente una mayor coordinación macroeconómica entre la política monetaria y la política fiscal para que no reaccionen los precios.

Efectivamente, como la política monetaria se torna pasiva por su objetivo de sostener el tipo de cambio, y con un fuerte sesgo expansivo ante el importante ingreso de dólares, ello exige una coordinación macroeconómica con la política fiscal no menor, no sólo para absorber los pesos en forma genuina (es decir, sin endeudar al BCRA), sino más importante aún, para que actúe en forma contracíclica sobre el nivel de actividad, de manera de contener la demanda agregada y evitar que los excesos de demanda se transformen en incrementos de precios.

No obstante, en 2007 la política fiscal aumenta notablemente su efecto expansivo al disminuir el superávit primario de 3,5 a 2,2% del PBI, perdiendo por completo la coordinación macroeconómica necesaria entre la política fiscal y monetaria que exige el tipo de cambio alto, obteniendo como consecuencia un incremento en el nivel de inflación.

Ante la descoordinación macroeconómica y su consecuente inflación de 2007, igualmente el BCRA optó por no modificar su política monetaria, posiblemente porque atenuar su sesgo expansivo implicaría modificar el tipo de cambio, algo que podría implicar ‘conflictos’ con el ejecutivo.

Pero como tampoco optó por subir las tasas de interés en igual proporción a la inflación, sea por no querer enfriar la economía o por temor a activar una ‘bicicleta financiera‘ (tasas altas en pesos y tipo de cambio fijo), lo cierto es que ello derivó en una política monetaria aún más expansiva, con créditos creciendo al 40% interanual y plazos fijos que no crecen desde principios de 2007.

En definitiva, la descoordinación macroeconómica que nació en la política fiscal, dejó en falta a la política monetaria, principal responsable de la evolución de los precios en la economía, dado que terminó convalidando el alza de precios en 2007, que estimamos (utilizando el IPC provincias) en 17% en todo el año.

Pero para el 2008 el BCRA se impone por primera vez un límite a la ‘pasividad’ de la política monetaria respecto a la evolución de la inflación. En efecto, el Programa Monetario 2008 no sólo se propone una meta sobre M2 privado, lo que entendemos es el agregado monetario más relevante para seguir la inflación, sino que se propone disminuir su tasa de variación respecto a la observada el año pasado.

En 2007 quedó claro que el ‘contrapeso natural’ del modelo de tipo de cambio alto, es justamente la variable que el Banco Central no controla, el Ahorro público. Por ello la necesidad de restablecer la coordinación macroeconómica perdida en 2007.

Si bien el Programa Monetario 2008 está lejos de se una ‘declaración de guerra’ a la inflación, vale advertir que esta nueva meta que se impone el BCRA en el programa monetario 2008, no sólo es una clara señal al sector privado donde demuestra que el BCRA se compromete a quebrar la tenencia al alza en los precios de la economía, sino que también es una clara señal al ministerio de Economía, donde advierte que si la política fiscal no ayuda a controlar la demanda agregada, se predispone a utilizar el tipo de cambio como tasas de interés para cumplir su nueva meta del programa monetario. Para que la política monetaria sea considerada activa, no sólo tiene que tener objetivos, también tiene que intentar cumplirlos. La meta sobre M2 privado impone un límite a la ‘pasividad’ de la política monetaria acotada sólo a sostener al dólar, o lo que es lo mismo, desde un principio condiciona dicho objetivo a restablecer la coordinación macroeconómica entre la política fiscal y monetaria que exige un modelo de tipo de cambio competitivo.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,291580,000086,0000
DÓLAR BLUE-0,6329153,0000157,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-0,8423-149,2557
EURO0,144696,324396,3843
REAL-0,075815,154115,1612
BITCOIN-8,615417.103,510017.118,5500
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-0,550533,8750
C.MONEY PRIV 1RA 1D-9,090930,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-8,275933,2500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000095,0095,00
CUPÓN PBI EN PESOS1,76471,731,70
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,582054.150,6500
BOVESPA0,0500110.132,5300
DOW JONES-0,580030.046,2400
S&P 500 INDEX-0,15843.635,4100
NASDAQ0,470012.037,3260
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,0000435,0455435,0455
TRIGO CHICAGO0,0000216,1449216,1449
MAIZ CHICAGO0,0000165,3477165,3477
SOJA ROSARIO0,0000344,5000344,5000
PETROLEO BRENT-1,810347,730048,6100
PETROLEO WTI-1,575144,990045,7100
ORO0,16621.808,50001.805,5000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology