Lunes  21 de Enero de 2008

El cambio estructural de la economía

Poco antes de diciembre pasado el turismo, tanto externo como doméstico, invadió playas, hoteles, restaurantes y comercios de todo tipo. El consumo siguió la tendencia creciente de los últimos años e incluso se aceleró en casi todos los rubros (perecederos e imperecederos). Todo ello muy a pesar de las persistentes informaciones de algunos consultores y medios, acerca de abultadas tasas de inflación. Pero un genio maligno de claro tenor cartesiano ‘despistó’ a nuestros analistas. ¿Por qué crece tan rápidamente el consumo real? ¿Tal vez porque la canasta de consumo de los argentinos -en términos nominales-creció menos que la tasa de inflación? Obviamente, ello es imposible en tanto el consumo real creció de tal forma. Alguien miente y algo es muy claro: más allá de las tasas de inflación, el ingreso nominal superó a esas tasas (sean cuales gusten). Esta es la única explicación posible en virtud de la creciente demanda de bienes y servicios en términos reales. O acaso: ¿Por qué otra extraña explicación, todas las ramas industriales, los comercios y servicios incrementan de tal forma sus ventas en cantidades físicas? Otras noticias, no menos felices, son hacia principios del 2008: el descenso sistemático de la tasa de desempleo y la tendencia secular a la disminución de la ‘pobreza’, ‘la indigencia’ y, en general, a la ‘exclusión social’. El ingreso fiscal alcanza nuevos récord. Las reservas internacionales siguen aumentando. La economía viene creciendo más de 4 años a tasas del orden del 8%.

No obstante, algunos sectores vinculados a la ortodoxia económica tradicional se refugiaron en visiones pesimistas alertando exageradamente, a mi juicio, sobre nuevos riesgos: inflación de costos (supuestamente prontos a dispararse), nuevos límites al crecimiento impuestos por una remanida crisis energética (anunciada hace cuatro años y felizmente incapaz hasta ahora de detener el crecimiento), supuestos pesimistas acerca del eventual impacto de la ‘crisis financiera’ americana y de una posible recesión en el país del Norte.

Pero cabe preguntarse si las noticias optimistas y los pronósticos pesimistas antes señalados son, en rigor, los que conviene y es resaltante analizar en este momento. Creo, por cierto, que reducirse a esa tarea implicaría caer en la sentencia bíblica de detenerse en la ‘paja en el ojo ajeno’. Y no lo digo en el sentido de minimizar el significado y aún la importancia de aplicar un máximo de rigor al tratamiento de tales cuestiones. Lo sostengo en una visión que exige analizar otros temas cuya comprensión permitiría reducir algunas de las cuestiones citadas a meros problemas coyunturales frente al cambio estructural que viene experimentando la economía nacional. Ocurre que, más allá de cuestiones de gestión inmediata, nuestro país acaba de ingresar en una etapa fundamental porque el nuevo modelo en curso está gestando asimismo, un cambio del patrón de desarrollo económico sin precedentes históricos. Y sobre ello quiero detener nuestra atención.

Por primera vez en los últimos 100 años coinciden una verdadera explosión de nuestras exportaciones con una fuerte ampliación del consumo interno. Presenciamos finalmente la desaparición de un viejo fantasma, del ‘stop and go’. Hoy podemos afirmar que el mismo es sólo una cuestión del pasado. El nuevo modelo de producción basado en tipo de cambio competitivo, la segmentación de precios internacionales y domésticos y la recuperación del consumo vía el aumento del empleo y el ingreso real de los argentinos, con superávit comercial (divisas) y superávit público, ha logrado quebrar, finalmente, una larga historia de fracasos que signó la última centuria de la historia económica del país.

Como consecuencia de ello es posible que el crecimiento del PBI en el 2007 cierre en las cercanías del 9%, impulsado por el aumento del consumo doméstico y el importante crecimiento exportador. Se puede estimar que de diciembre del 2006 a diciembre del 2007 (punta a punta) las exportaciones crecieron no menos del 34% (!) y el valor de nuestras exportaciones totales en el 2007 se han incrementado en torno al 20%. Conviene reflexionar sobre este tema.

¿Quién puede olvidar la antinomia surgida a lo largo de la historia argentina entre ‘mercado internismo’ y modelo ‘agroexportador’? Todos conocemos la consecuencia de tal contradicción: confrontación permanente, inestabilidad institucional y una profunda sensación de incompatibilidad entre sectores económicos y políticos. Es posible que esas experiencias de sucesivas esperanzas frustradas irremediablemente en el lapso de ciclos cortos de incipiente crecimiento sean por repetidas a lo largo de generaciones, la esencia de esa psicología (aún presente) del cortoplacismo ‘criollo’. Pero en esta oportunidad la intensidad y la permanencia del crecimiento simultáneo de ambos sectores cobra tal vigor que vale destacar la posibilidad que se abre de superar el pasado.

El modelo heterodoxo vigente actualmente ha logrado la compatibilidad deseada, equilibrando la expansión del mercado interno y la demanda externa. Ello provocará en el 2008 y a lo largo del próximo quinquenio un incremento persistente de las inversiones locales y externas de carácter reproductivo en ambos sectores

Hay una segunda condición que aún forma parte de la ‘agenda pendiente’. Para cerrar la ecuación es indispensable asegurar el fluido financiamiento de ese gasto de inversión: tasas de interés más bajas y créditos de largo plazo. Dadas las excelentes condiciones gestadas por el incremento de reservas y el superávit fiscal es fácil creer que no habrán de retardarse demasiado las medidas monetarias y financieras que deben acompañar al modelo ‘heterodoxo‘.

No obstante, todo no será obra del gobierno. Es indispensable que el conjunto de los sectores sociales, pero en particular el empresariado local e internacional, adviertan el dramático cambio estructural que sufre el patrón de desarrollo de la economía argentina.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,289080,750086,7500
DÓLAR BLUE-1,3072147,0000151,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-2,4078-144,7026
EURO0,431798,876699,1228
REAL1,454415,801215,8423
BITCOIN1,006619.412,690019.420,0900
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,851934,3750
C.MONEY PRIV 1RA 1D-2,985132,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-2,721135,7500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000033,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-7,058879,0085,00
CUPÓN PBI EN PESOS2,39521,711,67
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-0,211055.268,9000
BOVESPA0,2900111.878,5300
DOW JONES0,290029.883,7900
S&P 500 INDEX-0,06243.669,0100
NASDAQ0,230012.349,3660
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO1,1925428,7072423,6550
TRIGO CHICAGO-1,5571209,0717212,3786
MAIZ CHICAGO0,7757166,2335164,9540
SOJA ROSARIO0,2985336,0000335,0000
PETROLEO BRENT1,015548,740048,2500
PETROLEO WTI0,861345,670045,2800
ORO0,83801.841,00001.825,7000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology