Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"El año cerrará con una caída del consumo"

Juan Primbas, de Kantar Worldpanel, pronostica un escenario sombrío para el sector minorista.

El segundo semestre no llegará nunca. Al menos en 2016, la mejoría en la actividad económica prometida por el gobierno de Mauricio Macri para la segunda parte del año no se verá en las ventas del canal minorista. Según las proyecciones de Juan Manuel Primbas, director de Kantar Worldpanel Argentina, habrá una contracción del consumo para 2016 de entre -3% y -4%. Hasta mayo, las principales consultoras auguraban un repunte de la actividad, que permitiría al cierre del año "terminar empatados", con un crecimiento nulo, pero no negativo. Sin embargo, esto es negado el ejecutivo de la consultora líder en paneles de consumidores continuos, en una entrevista con El Cronista.

- ¿Cuál es la magnitud y alcance de la caída de ventas en el segmento de consumo masivo en la primera parte del año? ¿Puede comparase con 2001?
No son comparables. La caída interanual del consumo masivo en lo que va de 2016 es de 4%; mientras que en 2002 fue de 11%. La realidad económica, social y la situación del empleo eran muy diferentes.

- ¿Qué segmentos de mercado se vieron más golpeados? ¿Cuáles logran mantenerse pese al contexto?
Las bebidas, productos lácteos y de aseo personal están sufriendo mayor contracción. Mientras que los alimentos secos y los productos de limpieza se contraen, pero menos que el resto.

- ¿Cuál es 'por qué' esta diferencia?
No hay un único motivo, ni tampoco todos los cambios son de la misma magnitud, ni suceden en el mismo momento. Pero el consumidor considera o intenta resignar lo menos posible.

- ¿Las primeras marcas están siendo afectadas?
Los argentinos tenemos una muy alta valoración y preferencia por las primeras marcas, que concentran 7 de cada 10 pesos que gasta por un hogar promedio.

- ¿No hay una mayor penetración de segundas marcas y marcas privadas?
En los últimos 18 meses observamos un crecimiento de marcas de menor valor (segundas y propias de supermercados); en las que los consumidores buscan un diferencial de precio que les permita sostener el consumo.

- ¿En qué segmentos se ve más demanda y oferta en este sentido?
En alimentos, limpieza y lácteos se observan los mayores desarrollos en marcas alternativas; y especialmente en consumidores que eligen el mayorista o formatos como el discount como principal canal de abastecimiento.

- ¿Qué podemos esperar para el segundo semestre?
Esperamos un escenario muy similar, proyectando una contracción del consumo para el 2016 entre -3% y -4%.

- ¿El escenario será el mismo?
La evolución de los precios, el impacto del freno económico en el empleo y las expectativas sobre la economía en el mediano plazo serán factores determinantes.

- ¿Las clases sociales bajas y medias son las únicas que dejan de consumir o migran a segundas marcas?
La contracción del consumo afecta a más de 2/3 hogares, y el crecimiento de marcas de menor valor es un factor común.

- ¿Cómo se están comportando los segmentos más "pudientes"?
En los sectores de mayores recursos el consumo masivo no suele mostrar grandes cambios, ya que su capacidad de compra (para estos productos) no suele o tarda en verse afectado. Sí, en cambio, resignan otros gastos, de mayor valor.

- ¿Cómo podría describirse el estado actual del consumidor?
Los consumidores argentinos tenemos muy presente en la "memoria familiar" haber vivido momentos de contextos desfavorables, aumentos generalizados de precios e incertidumbre. Estamos atentos a las señales que podemos detectar, intentando adaptarnos y recurriendo al ingenio para encontrar alternativas que permitan maximizar el rendimiento de los ingresos.

- ¿Consumir menos o cambiar hábitos es una actitud defensiva o es autoimpuesta por el contexto?
En esta búsqueda, estamos dispuestos a modificar y generar nuevos hábitos, repensar prioridades y formas de comprar para resignar lo menos posible y no perder el status ganado, donde la capacidad de consumo se incentivaba como motor de la economía.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar