Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Mes de la Dulzura, con foco empresario

Las marcas Fantoche, Arcor, Mondelez y MuaA! revelan sus campañas estratégicas para la ocasión y qué resultados obtuvieron. El perfil de los consumidores argentinos en tiempos de estanflación.

Para los consumidores, es un momento de expresar su cariño con golosinas y chocolates. Para las marcas, una oportunidad para promocionar y vender sus productos. En la Semana de la Dulzura -transformada en 'mes' en los últimos años-, muchas firmas apelan a campañas especiales para apalancar sus ventas, pero, cada vez más, también buscan enviar un mensaje emotivo para potenciar su vínculo con los clientes. Por eso, el dinamismo de las páginas de internet y las redes sociales como Facebook o Twitter aparecen como canales directos que permiten que el mensaje llegue eficazmente a destino.
¿Qué hicieron este este año las firmas del rubro y con qué resultados? Fantoche, por ejemplo, creó la campaña Compartí Amor, con el siguiente objetivo, según define Claudio Messina, gerente de Marketing: "Decidimos transmitir un concepto que nos lleva a lo más profundo del ser humano que es compartir amor. Uno es feliz cuando ama a otra persona, a un animal o cuando simplemente se siente amado. Esto llevado al cariño que los consumidores sienten por las marcas que los identifican y que trasciende la barrera del consumo". En concreto, la firma invita a los consumidores a compartir a través de una página web (compartiamor.com.ar) uno de los 50 motivos seleccionados con sus seres queridos. Ya participaron más de 60.000 personas, indican desde la empresa.
Por su parte, Martín Di Pasquo, jefe de Producto de Bon o Bon para la empresa Arcor, indica la importancia que tiene el mes de la dulzura para la compañía en términos de mensaje y ganancias: "La empresa vive el mes de la dulzura como uno de los eventos más importantes del año. La marca Bon o Bon es la principal protagonista del evento año tras año, comunicando la oportunidad de dar y recibir 'un Bon o Bon por un beso'". Durante julio, se concentra un 20% de las ventas de bon o bon de todo el año y Arcor vende cerca de 60 millones de la golosina por la Semana de la Dulzura. Para el grupo, el mes significa un desafío también en términos de producción y logística. Hoy, el producto emblema está en 60 países y la capacidad de producción es de 10.000 unidades por minuto. "Durante el año, se consumen más de 1.000 millones alrededor del mundo", revela el ejecutivo de la firma que, además, en 2016 celebra su 65 aniversario.
Otra de las grandes marcas del rubro es Mondelez Internacional, que cuenta en su cartera con marcas como Milka, Oreo y Cadbury. Santiago Abella, director de Ventas de la empresa, indica que "en Mondelez International, lo vivimos como un evento muy fuerte dentro de un calendario amplio de actividades que tenemos a lo largo de todo el año (como pueden ser la vuelta al colegio, Pascuas, fiestas y otras fechas especiales). Por eso, estamos presentes y participamos de la mejor forma posible en cada una de estas ocasiones, reforzando nuestros canales, lanzando acciones promocionales, asegurando que el consumidor acceda a sus golosinas favoritas en esta época".
Otro caso es la marca de indumentaria para adolescentes MuaA!, que buscó estar presente durante las 'jornadas dulces' a través de una alianza con la empresa de malvaviscos Buffys: por cada prenda vendida, el cliente recibe una golosina. Agostina Manfredi, responsable de Prensa de MuaA!, explica el proyecto: "La alianza de MuaA! & Buffys surge de la idea de regalar algo 'funny' para nuestras clientas por la semana de la dulzura. Consideramos que los malvaviscos son 'el' producto que estábamos buscando para transmitir ese concepto de diversión y frescura; así nace la fusión. La respuesta es súper positiva. Las clientas se llevan de regalo una bolsa de Buffys Twister Frutal junto con alguna prenda elegida en el local".
En momentos de bajas en las ventas minoristas, fechas como la Semana de la Dulzura son oportunidades que las empresas no quieren dejar pasar. Messina, de Fantoche, reconoce: "Es un año difícil. El consumidor reduce las compras secundarias o las que cree abismalmente distorsionadas por el precio. El segundo semestre, como este año en su totalidad es incierto". Entre los cambios de comportamiento, nota que los packs familiares hoy se prefieren ante las compras individuales, por la importancia del factor precio.
Agustín Pereyra

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar