Lunes  05 de Julio de 2010

El Grupo de los 20 en un juego en el que todos pueden perder

Los representantes de las principales economías del mundo deben probar cómo una consolidación fiscal rápida generará crecimiento en vez de una recaída en la recesión

Fue la cumbre del Grupo de las 20 principales economías en Canadá el fin de semana un paso adelante para la cooperación, o un paso atrás hacia el desacuerdo? La respuesta, según parece, son ambas. El llamado a realizar “planes de consolidación fiscal propicios para el crecimiento” ofrece algo para todos. Sin embargo, asume lo que aún debe probarse: que una consolidación fiscal rápida apoyará al crecimiento, en lugar de socavarlo.

Sin embargo, en vez de examinar los resultados en detalle, me hice una pregunta más amplia: ¿a dónde hemos llegado? Cuando lo hice, me encontré pensando en el juego infantil británico de “pasar el paquete”. En este juego, un paquete se pasa de mano en mano hasta que la música se detiene. Un jugador saca un pedazo de papel del envoltorio y el juego sigue. El ganador es quien elimina el último trozo de papel y se queda con el premio.

Nuestro juego adulto de pasar el paquete es mucho más sofisticado: hay varios juegos a la vez, muchos paquetes, algunos con premios, y otros con sanciones. El juego sería mejor si hubiera cooperación, como señala el Fondo Monetario Internacional en su documento sobre el “proceso de evaluación mutua del G- 20” para la cumbre. Pero esto es difícil de hacer. Pese a las palabras bonitas, los resultados no-cooperativos son más probables.

Aquí hay cuatro juegos. El primero se juega dentro del sector financiero: la meta de cada jugador es garantizar que los préstamos incobrables terminen en alguna otra parte, mientras cobra una comisión por cada capa cedida en el camino. El segundo partido se juega entre el financiero y el resto del sector privado, siendo la meta vender a esta última todos los servicios posibles, garantizando, al mismo tiempo, que las pérdidas terminen en los clientes. El tercer encuentro lo juegan el sector financiero y el Estado: su objetivo es conseguir que, si todo lo demás falla, el estado se queda con las pérdidas. Entonces, cuando el Estado lo ha rescatado, el sector financiero puede ganar apostando contra los estados que ha quebrado. El cuarto juego es entre estados. El objetivo es garantizar que otros países acaben con cualquier exceso de oferta. Los países con superávit ganan haciendo quebrar en serie a los sectores privado y luego público de sus socios comerciales. Podría llamarse: “empobrecer al vecino, sintiéndose superior al hacerlo”. Es el juego que Alemania está jugando tan bien en la zona del euro.

¿Qué tienen que ver estos cuatro juegos con la cumbre del G20? ¡Todo!. El primer juego desperdigó activos tóxicos por todo el sistema financiero. El segundo dejó al sector privado no bancario con una resaca de deuda y desapalancamiento. El tercero dañó las finanzas de los estados. El cuarto ayudó a causar la crisis y ahora es un obstáculo para la recuperación. Por encima de todo, estos juegos están relacionados entre sí y tienen que cambiarse juntos. El G20 lo entiende, pero sólo hasta cierto punto.

Como dijo Talleyrand de los Borbones, las autoridades han aprendido nada y olvidado nada, mucho menos sobre las raíces financieras privadas de la actual crisis fiscal. Con demasiada frecuencia, el debate trata la consolidación fiscal por sí sola. Es un error enorme. Lo que importa no es la deuda pública, sino toda la deuda.

El último informe anual del Banco Internacional de Pagos lo plantea con claridad: muestra que tres países deficitarios importantes -EE.UU., Reino Unido y España- tenían lo que parecían ser posiciones de deuda pública bien contenidas, mientras la deuda familiar explotaba en relación con el producto interno bruto. En el caso de España, la deuda pública incluso mejoró de forma constante. El ratio de endeudamiento de los hogares respecto de los activos financieros también dio una impresión equívoca de la salud de la deuda subyacente. Luego, con la crisis financiera y el estallido de las burbujas de activos, llegó el desapalancamiento de los hogares y el endeudamiento fiscal.

Estas son dos caras de un espejo: si el sector privado tiene un superávit financiero (un exceso de ingresos sobre los gastos), tiene que haber un déficit fiscal o un superávit en cuenta corriente (o ambos). Cuanto mayor es el superávit privado, mayor debe ser el déficit fiscal o superávit en cuenta corriente. Si, a la inversa, los déficit fiscales bajan, el sector privado debe gastar más en relación con los ingresos o la cuenta corriente debe mejorar. Evidentemente, esto debe hacerse con un mayor gasto, no menores ingresos no menor, sobre todo después de una recesión profunda.

¿Qué tiene que ver esto con las decisiones del G20 en política fiscal? En los años previos a la crisis financiera, tres grupos de países tenían grandes excedentes de ingresos sobre gastos: unos pocos países industriales maduros, en especial Alemania y Japón, China -que estaba en una categoría propia - y algunos exportadores de productos básicos. Mientras tanto, con la mayoría de las economías emergentes marcadas por las crisis financieras, los déficit compensatorios estaban en varios países avanzados, en particular EE.UU., así como Europa central y del este. Luego, cuando estalló la crisis, los excedentes de los países superavitarios disminuyeron a medida que la demanda exterior se desplomaba. Pero su demanda externa también era apoyada por déficit fiscales crecientes, en particular en los países deficitarios: así, el endeudamiento público compensaba parcialmente el desendeudamiento privado. Ahora, con el ajuste involuntario en la Europa periférica y el ajuste voluntario en otros lugares, viene aún más austeridad.

Existe la creencia generalizada de que el repliegue llevará, como efecto de confianza, a un incremento en el gasto privado. Pero, como también muestra el informe anual del BIP, el desapalancamiento tiende a ser profundo y prolongado en las economías post-crisis. Cuando una parte tan importante de la economía mundial se ve afectada, puede que el legado adverso dure todavía más.

En suma, los paquetes con exceso de oferta fueron de los países con superávit a los sectores privados de los países deficitarios y, a continuación, después de la crisis, a los sectores públicos de estos últimos países. Suponga que muchos de estos últimos ahora retroceden. ¿A dónde irán?

Esto no está claro: tal vez, los excedentes serán absorbidos en déficit externos más grandes en varios países emergentes, como intentan los mercados financieros, seducidos por la relativa solvencia de estos países; tal vez, como temen las autoridades de EE.UU., en particular con la zona del euro avanzando a un superávit externo, estos excedentes acaben en mayores déficit para el Tío Sam; tal vez, los superávit se reducirán, con China a la cabeza, y, tal vez, se desinflarán en una prolongada recesión mundial.

Sin embargo, es evidente que un análisis aislado de la necesidad de reducir el déficit fiscal no funcionará. Estos no pueden reducirse sin resolver el sobreendeudamiento de los sectores privados dañados, reduciendo los desequilibrios externos, o ambas cosas.

Los juegos que hemos estado jugando han sido dañinos económicamente. Estaremos camino a la recuperación cuando empecemos a jugar otros mejores.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000077,500083,5000
DÓLAR BLUE-2,6316181,0000185,0000
DÓLAR CDO C/LIQ1,4350-167,4793
EURO0,472092,585892,6289
REAL-0,161413,854713,8577
BITCOIN3,851513.563,910013.570,0000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,405631,5625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-3,174630,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-2,941233,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)2,631678,0076,00
CUPÓN PBI EN PESOS-3,65851,581,64
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,023049.596,5300
BOVESPA-0,4600101.016,9600
DOW JONES-0,370027.685,3800
S&P 500 INDEX-0,11533.400,9700
NASDAQ0,600011.358,9370
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,0919399,3123399,6797
TRIGO CHICAGO0,5242229,0052227,8110
MAIZ CHICAGO0,0598164,5603164,4619
SOJA ROSARIO-0,1443346,0000346,5000
PETROLEO BRENT1,384141,020040,4600
PETROLEO WTI1,841339,270038,5600
ORO0,08931.904,40001.902,7000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology