El Gobierno no alentará la unificación gremial

“Afortunadamente no hubo una mesa sindical Kirchner Presidente y eso es bueno para el movimiento sindical y para el Gobierno, porque permite un diálogo y una búsqueda de consensos desde el lugar que tiene que ser . El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, aprovechó la aparición del periódico oficial de la Confederación General del Trabajo, cablecgt, para poner en negro sobre blanco el estado de la relación con los gremios.

Tomada, un abogado laboralista de prolongada vinculación con el sindicalismo, aseguró que la administración Kirchner no tiene intenciones de intervenir en negociaciones propiciatorias de una central única, que ponga fin a la actual división entre la CGT de Rodolfo Daer, el MTA de Hugo Moyano y la CTA de Víctor De Gennaro. “Creo que hay expresiones ya maduras sobre la necesaria autonomía del movimiento sindical en relación con los partidos políticos o el Gobierno , remarcó.

Desde su creación, la CGT está vinculada al peronismo, del que se constituyó durante décadas como el “brazo sindical de ese movimiento.

Tomada evaluó, en el diario cegetista, el fenómeno piquetero, con algún grado de crítica hacia el gremialismo tradicional: “En política, los espacios que no ocupa alguien, lo ocupan otros. Siendo desocupados, el espacio de la disputa dejó de ser la fábrica o el lugar de trabajo y entonces el nuevo lugar de conflicto es el espacio público , dijo.

En el mismo periódico, Daer, secretario general de la CGT, consciente del actual bajo nivel de representación del gremialismo, aseguró que la central “debe tener criterios políticos independientes de las distintas fuerzas políticas y del Gobierno . Su par de la CGT disidente, el camionero Moyano, se mostró partidario de hacer una autocrítica, basada en “que se han cometido errores, algunos por omisión y otros por comisión. Por eso es necesario no volver a equivocarnos y evitar que el movimiento obrero sea un apéndice del Gobierno .



Más de Impresa General