MAGRA COSECHA EN MENDOZA, LA PAMPA, TUCUM N Y CATAMARCA

El Gobierno acusó recibo de su traspié electoral

La baja performance peronista en Cuyo fue el hecho más notorio del domingo, que complicó el proyecto ‘transversal’. Temor por la fortaleza del bussismo

El puente de plata tendido por los vencedores del domingo, salvo en el caso del tucumano Ricardo Bussi, aminoró levemente la sensación de que no hubo una buena cosecha para los planes de Néstor Kirchner.

La relativamente sorpresiva victoria del radical Julio Cobos en Mendoza y la previsible perfomance del peronista Carlos Verna en La Pampa no constituyen el mejor resultado para el Gobierno. En la primera provincia se confiaba en un triunfo del justicialista Guillermo Amstutz y en la segunda con acceder a una senaduría por la minoría (para Néstor Ahuad) y a una diputación nacional. Nada de eso sucedió.

Cobos y su valedor, el mandatario saliente Roberto Iglesias (electo diputado, junto con Josefina Abdala y Luis Borzani) sostuvieron que colaborarán con el Presidente, algo similar a lo expresado por el aún senador Verna (lo reemplazará su antecesor Rubén Marín).

En las cercanías de Kirchner prefieren ahora remarcar la buena relación con Iglesias, quien asumió en 1999 con su vice, Juan González Gaviola, actual titular del PAMI. Fue una alianza radical-frepasista con cierto aire a transversalidad.

El Presidente evitó comprometerse a ciegas con Amstutz y sólo viajó a Malargüe, en el sur mendocino, la tierra del senador electo por la minoría, Celso Jaque, y el único lugar donde ganó Kirchner en abril. En el resto del territorio quedó detrás de Adolfo Rodríguez Saá y Carlos Menem. Sin embargo, la senadora Cristina Fernández estuvo en Mendoza apoyando a Amstutz, señal de que no se preveía la polarización –anticipada por este diario el lunes pasado– que derivó en derrota.

Fue Catamarca el distrito que más afinidad demostró con el poder central, al triunfar el gobernante Frente Cívico y Social, que se alzó con dos senadurías nacionales (el gobernador saliente Oscar Castillo y la reelecta María Colombo) y las dos diputaciones (el kirchnerista Guillermo de la Barrera y la radical Lucía Garín). Por la minoría, ingresará a la Cámara Alta el polémico ex gobernador peronista Ramón Saadi (ver aparte).

Por el contrario, Tucumán se perfila como el más grave problema político, ya que se redoblan las presiones para que se libere al intendente electo de la capital, Antonio Bussi. Es que el bussismo revalidó su fortaleza en la provincia, eligiendo senadores a Ricardo Bussi y Delia Pinchetti, quedándole al PJ el representante de la minoría, el desprestigiado gobernador Julio Miranda. Quedó fuera de carrera la kirchnerista Stella Maris Córdoba.

También fueron electos senadores los mendocinos Ernesto Sáiz y Mariana Juri (UCR), los pampeanos Silvia Gallego (PJ) y Juan Carlos Marino (UCR). Serán diputados los pampeanos Heriberto Mediza (PJ) y Santiago Ferrigno (UCR); los mendocinos Alfredo Fernández y Patricia Fadel (PJ); los tucumanos Roberto Lix Klett, Eusebia Sosa (FR), Gerónimo Vargas Aignassé, Susana Díaz (PJ) y Esteban Jerez (Recrear).

Le tocó al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, sostener que lo acontecido estaba dentro de lo previsto: no alegrarse como cuando triunfaron Rovira en Misiones e Ibarra en Capital.



Más de Impresa General