EL FISCO DEJA DE PERCIBIR UNOS $ 150 MILLONES ANUALES EN CONCEPTO DE IMPUESTOS

El 25% de los coches usados que se venden en el país son clandestinos

Los operadores ilegales suelen publicar avisos con celulares, no tienen locales fijos y los vehículos no poseen los papeles en orden ni garantía. Quejas de las concesionarias

La operatoria es siempre la misma: los vendedores ilegales de coches suelen publicar avisos clasificados con celulares como única referencia. Los lugares de venta también tienen un patrón unificado: departamentos alquilados, casas quinta, avenidas o ferias, estas últimas con el famoso tachito arriba del techo.

Los vehículos no tienen los papeles al día y los vendedores no se preocupan por ofrecer la garantía de tres meses que reclama la ley. Claro que los flamantes dueños se enteran recién cuando tienen algún problema mecánico e intentan encontrar al desaparecido vendedor.



Un cuarto del mercado

“La venta clandestina crece a ritmo sostenido. Hace cinco años representaba un 10% del total de la comercialización de autos usados y hoy está cerca del 25% de los 800.000 coches que se venden cada año , asegura Guillermo Dietrich, presidente de la Cámara de Comercio Automotor. Esto, dice el ejecutivo, le hace al fisco dejar de percibir unos 150 millones de pesos anuales en concepto de impuestos.

Para el empresario “por mayor comodidad hoy las inspecciones se centran en locales ya establecidos en lugar de la infinidad de potenciales operadores ilegales que hay en plaza y que tienen un circuito armado . Dietrich está convencido de que la clandestinidad en las compras y ventas de coches forman un eslabón más de la “delincuencia y el robo de unidades . Históricamente la informalidad acompaña a la crisis económica y, por eso, durante el primer semestre se robaron más coches de los que se vendieron. En promedio se sustrajeron unas 10.000 unidades mensuales contra las 9.500 que se comercializan de coches cero kilómetro. “Tras los mayores controles y los operativos contra los desarmaderos, la situación del robo de cero kilómetro está mejor , grafica Dietrich.

No obstante, aclara que dentro de los usados la única forma de combatir la ilegalidad pasa por mayores exigencias por parte de los clientes y que el estado aplique las normas.

Para evitar sorpresas posteriores, quienes adquieran un usado deben exigir el formulario 08, el certificado de libre deuda de patentes e infracciones y el estado de dominio. Además, es imprescindible hacer la verificación policial. “Con estos dos últimos trámites se podrá controlar que el auto no sea robado ni mellizo , agrega Dietrich.

Más allá del embate de la clandestinidad, el negocio de los usados sigue en marcha. En la CCA estiman completar el año con un promedio de entre 40.000 y 50.000 unidades mensuales, una cifra similar a la de 2002. Sucede que, con el efecto Boden 2012, mayores ofertas y después del fuerte retroceso del ejercicio anterior, los cero kilómetro se están recuperando.

La Clave (Pág. 13)



Más de Impresa General

Noticias del día