Dura negociación en México para acordar el presupuesto de 2004

El gobierno de México tiene por delante un mes de duras negociaciones con el Congreso para lograr que su propuesta para el presupuesto de 2004, que fue dada conocer la semana pasada, sobreviva sin cambios que la vuelvan irreconocible. Las mayores dificultades giran en torno a la propuesta de aplicar un impuesto al valor agregado de 10% sobre las medicinas y los alimentos básicos, que hasta ahora no sufren ningún gravamen.

Francisco Gil Díaz, ministro de Finanzas de México, ha dicho que si no se aprueba la reforma impositiva el país volverá “a la época de bajo crecimiento y alta inflación . El presidente Vicente Fox también ha puesto su peso político al servicio de las propuestas y utilizó su programa semanal de radio para defenderlas. “Esto es lo que nos permitirá distribuir mejor nuestros ingresos y eventualmente llegar a un punto en el que podamos reducir la pobreza extrema en nuestro país, dijo el presidente.

La recaudación impositiva mexicana, excluyendo la correspondiente al petróleo, es inferior a 12% del Producto Interno Bruto, lo que le da al gobierno poco margen de maniobra para invertir en áreas como infraestructura o educación sin aumentar la deuda.

El tema es particularmente importante considerando los resultados que tuvo el anterior intento del gobierno de elevar el IVA en 2001, su primer año de gobierno, cuando la propuesta fue rechazada por el Congreso en medio de escenas caóticas.



El rol del PRI

Este año, la decisión final está en manos del bloque del Partido Revolucionario Institucional. Antes de la victoria de Fox en 2000, el PRI fue el partido gobernante durante siete décadas y, en las últimas elecciones, estuvo a punto de lograr convertirse en mayoría en la cámara baja. Dado que el Partido de Acción Nacional (PAN), la agrupación de Fox, apoya las medidas, y varios partidos de izquierda se oponen a ellas, el futuro del paquete dependerá de la respuesta del PRI.

Los analistas coinciden en que el gobierno mexicano presentó su propuesta con pocas expectativas de que la misma sea convertida en ley. George Grayson, un experto en política de México del College of William & Mary, en el estado estadounidense de Virginia, señaló que la decisión de Fox de pasar el último fin de semana en el exterior muestra que le “ha pasado la pelota al PRI .

Grayson dijo que el gobierno aceptaría “cualquier propuesta razonable del PRI , pero agregó que, aunque los dirigentes de este partido han dicho que la reforma impositiva es una de sus prioridades, “no pueden controlar su tropa .



Más de Impresa General