EL GOBIERNO YA LE BAJÓ EL PULGAR AL AUTOPROMOCIONADO REGRESO A LA FUNCIÓN PÚBLICA

D’Elía, magnánimo, dice ahora que está dispuesto a dar un paso al costado

El piquetero dijo que se baja de sus aspiraciones de ocupar un cargo oficial por “las presiones de la embajada de EE. UU. y la derecha israelí .Pero pide pista para la FTV

Luis D’Elía parece haber resignado sus esperanzas de retornar al gobierno K.

Un día después de que desde la Casa Rosada salieran a bajarle el tono a la versión sobre su eventual futuro regreso a la administración nacional, el piquetero dijo estar dispuesto a ceder en su pretensión de ocupar otra vez un cargo oficial frente lo que llamó “las presiones de la embajada norteamericana y de la derecha israelí para que no vuelva a ocupar la subsecretaría de Tierras para el Hábitat Social, que dejó en 2006 cuando fue obligado a renunciar por su apoyo a Irán en la causa AMIA.

“No es hora de andar perdiéndose en especulaciones personales. Sé que hay muchas presiones de la embajada norteamericana y de la derecha israelí, y si hay alguien que no quiere acotar los espacios de maniobra del Gobierno es Luis D’Elía , sobreactuó el polémico titular de la Federación Tierra y Vivienda (FTV). Claro; lo hizo después de que el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, atento a la preocupación de la comunidad judía por el reacercamiento del piquetero al Gobierno, dijera el sábado pasado que no se había hablado “tanto de la posibilidad de que D’Elía vuelva a ocupar un cargo, una versión que el propio líder de la FTV venía alimentando en diálogos informales con periodistas. Días atrás, el jefe de Gabinete se reunió con el piquetero para avanzar, según contaron ambos después, en la necesidad de reencauzar el Plan Arraigo, que el dirigente piquetero dirigía cuando era subsecretario de Tierras. Ayer, D’Elía ratificó que en esa reunión con Fernández, su antiguo rival dentro de las filas kirchneristas y a quien alguna vez acusó de pertenecer a lo peor de la derecha reaccionaria , se habló de llevar adelante “una política concreta en la Comisión Nacional de Tierras para el Hábitat Social “y tangencialmente se tocó el tema de volver al Gobierno, pero no fue el tema central . También dijo “no tener ningún problema en dar un paso al costado, aunque advirtió que no le gustaría que “se margine a la FTV . No lo dijo, pero una de las preocupaciones de D’Elía es que su esposa, Alicia Sánchez, logre ingresar a la Legislatura bonaerense, cargo que no pudo alcanzar en las últimas elecciones. Para ello, existen conversaciones con el oficialismo.

Lo cierto es que la posibilidad de su retorno a la función pública generó muestras de repudio de la comunidad judía que, entre otras cosas, cuestiona al piquetero por su apoyo público al régimen iraní, sospechado de haber participado en la voladura de la AMIA el 18 de julio del ‘94. Al parecer el Gobierno tomó nota de este malestar y no tiene intenciones de enemistarse con la comunidad judía ni tampoco dar nuevas señales negativas en su ya de por sí tirante relación con Washington. Con todo, D’Elía no se privó ayer de lanzar sus consabidas críticas al gobierno de George W. Bush. Sobre el caso de la valija de Antonini Wilson, el piquetero insistió: “es una operación de la CIA para desgastar a tres presidentes del Mercosur, a Hugo Chávez, Cristina Kirchner y a Tabaré Vázquez .

Noticias del día