Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Culto al aprendizaje

La caída en el primer encuentro del Rugby Championship por 30-23 ante Sudáfrica dejó en evidencia lo que sucedería una semana más tarde. La rapidez para recuperarse le permitió al conjunto de Daniel Hourcade asumir los errores como oportunidades. El seleccionado nacional gestó el primer triunfo de la historia sobre un seleccionado sudafricano en territorio nacional.
La derrota de Los Pumas en la primera fecha del RC 2016 ante Sudáfrica destiló gotas de un sudor que no logró asir la victoria. El seleccionado argentino sucumbió de visitante en el debut. Sin embargo, en la pronta revancha jugada en Salta cambió la historia con una victoria por 26-24.
El crecimiento del rugby argentino se mide por el desempeño de su seleccionado. En los últimos diez años demostró un desarrollo sostenido que lo estableció como una nueva potencia en el ranking global.
Si bien muchas voces se levantaron en contra del ingreso a una competencia como el RC, el tiempo le dio la razón a los que apostaron por este camino.
El presente ubica al seleccionado argentino en un sitio de privilegio. De allí que en sus distintas participación haya ido logrando afianzar su condición. Tras alcanzar sólo un empate en 2012 en todo el torneo, ante Sudáfrica, en 2013 hubo solo derrotas y varias goleadas en contra. Recién en 2014, llegó el primer triunfo: fue ante Australia, por 21-17, en Mendoza.
"El equipo apostó a su carácter, la personalidad y a las ganas de ir a buscar el partido con lo que nos habíamos planteado, por eso es doblemente satisfactorio. Me tocó vivir los últimos minutos desde afuera y no podíamos más. Me saco el sombrero por todo lo que hizo el equipo" decía, notablemente emocionado, Juan Manuel Leguizamón, tras la gesta salteña.
R.I.B.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar