Cuánto se llevaron a casa el año pasado

Stanley O’Neal, dejó su puesto como CEO de Merrill Lynch en octubre, después de una carrera de 21 años en la firma y menos de una semana antes de que la compañía anunciara una pérdida de u$s 8.000 millones por las hipotecas de alto riesgo. O’Neal recibió u$s 46 millones como compensación, incluyendo un bono de u$s 18,5 millones en bonus y otros u$s 26,8 millones en acciones.

Charles Prince se alejó del Citigroup en noviembre, no mucho después de que el mayor banco del mundo reportara una caída de 57% en sus ganancias trimestrales y perdiera casi una cuarta parte de su valor de mercado. Prince recibió en 2006 una compensación de u$s 24,8 millones, de los cuales u$s 13,2 millones son en concepto de bonus y u$s 10,4 millones en acciones.

Angelo Mozilo, presidente de Countrywide Financial, la mayor hipotecaria de EE.UU., ya había tenido que escuchar a los congresistas. El ejecutivo debía cobrar u$s 115 millones tras firmar en enero la venta –aún por completarse–al Bank of America. Pero las críticas lo obligaron a resignar una parte. En 2006, Mozilo se llevó a su casa u$s 42,9 millones como compensación.