Viernes  01 de Febrero de 2008

¿Cuán ‘competitivo’ es el cambio competitivo?

Si la crisis externa alentara cierta alza del tipo de cambio, debería intentarse controlar el proceso, pero sin neutralizar del todo ese efecto. En fin: parece cercano el momento de reflexionar sobre el criterio concreto de cambio competitivo

Cuán ‘competitivo’ es el tipo de cambio competitivo?. Algo crucial, dado que el cambio competitivo es, por definición, la clave del actual modelo. Quedarse con el mero enunciado de la definición -la ‘tópica’- no basta. Cabe examinar, asimismo, el curso efectivo de la variable en cuestión. Aquí venimos señalando que un factor relevante al respecto -el dólar en términos reales- ha resignado un 30% de paridad respecto de su nivel de equilibrio.

Tamaño dato, por lo menos, no debería pasar indiferente. ¿Qué explica, entonces, la aparente indiferencia reinante?. Por de pronto, sigue primando la óptica ortodoxa. Para ésta, el cambio real persiste muy subvaluado; por ende, una pérdida del 30% es sólo una minucia. Ya en un plano más oficial, incide la exagerada ponderación del llamado ‘tipo de cambio real multilateral’ (que lleva el Banco Central). Solemos sostener que esa ponderación no es válida, por motivos que Aldo Ferrer sintetizó en un reciente artículo: a) con algunos de los países cuyas monedas pesan en la canasta del BCRA, gravita el comercio administrado (intrafirma), poco sensible al tipo de cambio, b) en terceros mercados, enfrentamos a rudos competidores que atan fuerte sus monedas al dólar, y, c) muchas de nuestras importaciones son en dólares. Luego: el cambio multilateral no puede desplazar al dólar real como referente; apenas paliaría una dosis leve de la citada pérdida de paridad del 30%.

Justamente, en un sugestivo artículo, Lucas Llach capta una llamativa trayectoria. Así, desde junio de 2002 (cuando Lavagna comenzó a señalar que no caería la cotización del dólar) a diciembre de 2005, el nivel del dólar real pasó de 126 a 82; y, en octubre de 2007, se ubicaba en 66. Es una caída de alrededor del 50%, bien superior a la que citamos. En rigor, Llach no alude a una posición de ‘equilibrio’, y, además, mete una ‘trampita’: usa en 2007, como deflactor interno, a los IPC provinciales.

Otro análisis interesante es el de Bour. Alega que estamos o nos acercamos, en cuanto a salarios medidos en dólares, a los niveles de la convertibilidad. Algo para pensar, sabiendo lo que terminó ocurriendo con el mercado laboral dado aquellos niveles.

En realidad, Bour también mete una ‘trampita’: no recepta el gran aumento acumulado del PIB y de la productividad plasmado en el lapso. Haciéndolo en una dosis proba, la imagen cambia: es harto legítimo que, si el dólar nominal tiende a ajustarse por precios internos, los salarios ajusten por productividad macroeconómica (más un plus por mejora distributiva). Así, sin duda, los salarios en dólares subirían, pero, ello no dañaría la competitividad cambiaria esencial. Claro: si la primera condición se incumple, y la trayectoria salarial desborda la pauta de productividad macro, las cosas se complican. Tanto más, si la discusión salarial internaliza índices de inflación ‘altenativos’ y el gobierno concede (por más que maneje el del Indec); Llach tendría aun más razón.

Más aun: algunos trabajos teóricos hechos en el BCRA, toman como uno de los niveles de equilibrio cambiario claves, el enfoque de ‘comportamiento efectivo’ (BEER), ligado, asimismo, a los ‘fundamentales‘ de corte convencional. Ese enfoque depara una subvaluación del 15% del cambio observado respecto del de equilibrio. Como el trato que se da a los términos del intercambio -uno de los fundamentales- es convencional, el curso de aquéllos podría motivar que el tipo de cambio vigente ¡esté aun más subvaluado!. Con un tal enfoque, cedería el concepto de tipo de cambio pro industrializador (dentro de una movilización integral de recursos y de incorporación de mano de obra), y atisbaría (aflujo de fondos aparte) la enfermedad holandesa. Feo.

Así situados, si la crisis externa alentara cierta alza del tipo de cambio, debería intentarse controlar el proceso, pero sin neutralizar del todo ese efecto. En fin: parece cercano el momento de reflexionar sobre el criterio concreto de cambio competitivo, de cara al horizonte futuro del modelo.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,291580,000086,0000
DÓLAR BLUE-0,6329153,0000157,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-0,1044-150,3665
EURO0,119396,316296,3600
REAL0,481115,232615,2457
BITCOIN-10,671516.717,890016.733,4000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-0,550533,8750
C.MONEY PRIV 1RA 1D-9,090930,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-8,275933,2500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000095,0095,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,58821,711,70
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,347054.150,6500
BOVESPA-0,0300110.132,5300
DOW JONES-0,580030.046,2400
S&P 500 INDEX-0,15843.635,4100
NASDAQ0,470012.037,3260
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,0000435,0455435,0455
TRIGO CHICAGO0,0000216,1449216,1449
MAIZ CHICAGO0,0000165,3477165,3477
SOJA ROSARIO0,0000344,5000344,5000
PETROLEO BRENT-1,789847,740048,6100
PETROLEO WTI-1,706444,930045,7100
ORO0,16621.808,50001.805,5000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology