APUESTA A SANEAR LA PRESTADORA Y DAR LIBERTAD DE ELECCIÓN A LOS MUNICIPALES

Contraataque a los gremios: Macri intervino la obra social porteña

El jefe comunal redobló la apuesta en su enfrentamiento con Sutecba. En principio la intervención es por un año. La prestadora maneja 340 millones de pesos anuales

Los trabajadores municipales porteños iniciaron ayer un cronograma de paros parciales en repudio a la cesantía a unos 2.400 contratados que no vieron renovados sus contratos con el desembarco de la nueva administración macrista. Lejos de dar marcha atrás con la medida, el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, redobló la apuesta y ensayó una jugada de riego: intervino por decreto la Obra Social de la Ciudad de Buenos Aires.

Rodeado por su gabinete en pleno, el mandatario comunal anunció la firma de un decreto de necesidad de urgencia decretando la intervención de la obra social. Según explicó, el objetivo es sanear la prestadora del servicio de salud e iniciar posteriormente un proceso de libre opción.

“Los empleados porteños están cautivos y la obra social brinda un mal servicio , argumentó Macri durante una breve conferencia de prensa desarrollada en el Salón Blanco de la Jefatura de Gobierno. “Estamos interviniendo la obra social para iniciar el camino de la libre elección y sanear el servicio para que sea de calidad , añadió.

“Sabemos que esto significa un profundo cambio cultural y que no es fácil ya que mucha gente no está de acuerdo y quiere poner palos en la rueda , concluyó el jefe comunal.

La intervención estará a cargo de Jorge Rey, un especialista en relaciones laborales y recursos humanos con pasado en las empresas del Grupo Macri. El encargado de proponer su nombre al jefe de Gobierno fue el ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, también con foja de servicios en Socma.

El plazo previsto para la intervención es de seis meses con opción a una prórroga por otros seis. Actualmente, la prestadora cuenta con alrededor de 350.000 afiliados, de los cuales 120.000 son cautivos directos, 160.000 familiares y unos 70.000 jubilados y pensionados.

En medio de un enfrentamiento directo con el Sindicato Único de Trabajadores del Estado (Sutecba) por la cesantía de unos 2.400 contratados, la movida del Ejecutivo porteño no tiene otra lectura que una declaración de guerra. Cerca de Maci lo saben. Pero están dispuestos a ir a fondo con las reformas, aún a costa de enfrentar a dirigentes gremiales de peso como Amadeo Genta y Patricio Datarmini. “No hacemos más que cumplir con nuestras promesas de campaña y no vamos a dar marcha atrás , analizó off the record un alto funcionario porteño. El macrismo sabe que el momento de tomar las medidas drásticas es cuando aún se cuenta con el apoyo de los vecinos. “Si no lo hacemos ahora que acabamos de asumir, ¿cuándo lo vamos a hacer? , reflexionó la fuente.

En su pelea con los sindicatos, Macri salió a golpear donde más duele: el bolsillo. En rigor, la obra social porteña administra alrededor de 340 millones de pesos anuales. En el Gobierno de la Ciudad apuntan contra Sutecba y aseguran que la prestadora es un descalabro financiero. “En 2005 la legislatura aprobó una partida de $20 millones para sanearla, pero hay un informe de la Auditoría que denuncia el desmanejo de esos fondos , señaló la fuente.

En septiembre de 2006 un fallo del Tribunal Superior de la Ciudad intimó al Poder Ejecutivo a que adhiera al Sistema Integrado Nacional en un plazo de 30 días, otorgando la posibilidad a los empleados municipales de elegir su prestadora de salud. En Bolívar 1 aseguran que jamás hubo avances por la resistencia de Sutecba a la desrregulación.

Por su parte, el secretario de Sutecba, Alejandro Amor, repudió la medida. “La decisión adoptada por el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, no se ajusta a derecho. El Ejecutivo de la ciudad no tiene absolutamente ninguna competencia para determinar la intervención de la obra social , puntualizó.

Noticias del día