Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con el sol, se prendieron a los negocios

Tres socios desarrollaron calefones solares para ahorrar hasta el 80% del consumo de gas. Instalaron un equipo en la Quinta de Olivos, y van por más proyectos en espacios públicos y edificios.

Los claustros universitarios, los paisajes de Extremadura, las cataratas del Iguazú y un pequeño garage de la ciudad de Mendoza fueron escenarios en los que se gestó una compañía hoy reconocida por su impacto económico, social y ambiental. Energe es el resultado del esfuerzo de tres amigos que descubrieron el potencial de su provincia para llevar soluciones energéticas a sus vecinos… y también más allá.
Sebastián Pérez y Alexis Atem son estudiaron Ingeniería en la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo). En 2005, viajaron becados a Badajoz (España) para estudiar materias referentes al cuidado del medioambiente, con foco en las energías renovables. "Allí vimos que había un potencial enorme en nuestra provincia", cuenta Pérez.
No fue fácil conciliar intereses: Sebastián fue tentado para ingresar a la refinería que YPF tiene en Luján de Cuyo, mientras que Alexis fue convocado para sumarse a la cervecería Andes. El dilema se zanjó con la llegada del tercer socio, Leonardo Scollo, al que conocieron en el Instituto de Ciencias Ambientales. Juntos emprendieron un viaje a Iguazú para asistir a un congreso académico. "Ese viaje fue una bendición. Nos seguimos conociendo mucho más -recuerda Pérez- e hicimos el clic. Decidimos tomar todo el background técnico y volcarlo a algo práctico. Así fue que se nos ocurrió, al menos, hacer algo para calentar el agua de la gente".

Apoyo para seguir adelante

En 2007, empezaron los primeros prototipos en el garage de Scollo. Usaban tanques de plástico y parrillas de cobre, materiales inapropiados para su cometido. Luego conocieron a Fernando Oggero, especializado en la construcción de radiadores, que les transmitió su experiencia en soldaduras y el calor. Al poco tiempo apareció el primer cliente. "No lo conocíamos -advierte Pérez-. Vino a vernos porque gastaba muchas garrafas para calentar el agua de su casa. Nuestros aparatos anduvieron perfecto y comprobó que reducía su gasto de gas. Ahí empezamos a hacer cambios estéticos y para optimizar costos y mejorar el producto".
Los tres socios invirtieron $ 100.000, provenientes de ahorros y de concursos (como el IB 50K, del Instituto Balseiro). La dedicación full time al proyecto llevó a los emprendedores a vivir varios meses de la beca que Scollo percibía por su tesis. Se sumó la asistencia casi salvadora de la incubadora de empresas de la UNCuyo.
El gran salto vino con un contrato de la minera Vale para el yacimiento Potasio Río Colorado, donde instalaron decenas de paneles. Otros clientes fueron Salentein - El Portillo y el club Godoy Cruz, en cuya sede de Coquimbito se bañan a diario 70 personas. "Hoy, abastecemos edificios completos", cuenta Sebastián Pérez.
Al momento, Energe cuenta con 22 empleados que trabajan en un galpón con 2.500 m2. Allí producen el 100% de sus unidades, desde la estructura portante hasta el captador térmico y los tanques de acumulación.

Proyectos de escala

Energe empezó a tomar visibilidad a través de los proyectos edilicios en los que participaba. "Esto llamó la atención del gobernador y del arco político", reconoce Pérez. El propio Presidente de la nación les encargó un equipo. Fue el jueves 1° de septiembre, a la hora de la siesta, días después de una visita que el ministro de Producción, Francisco Cabrera, hizo a la planta ubicada en Maipú. "Hola, ¿para comprar un termotanque solar?", fueron las primeras palabras de Macri. "¿Me lo mandás a Olivos?", dijo el mandatario.
¿Cuánto costó el aparato para el Presidente? "Nada", reconoce Pérez. "Lo donamos porque es un orgullo que algo fabricado por nosotros esté ahorrando energía en la casa presidencial", completa. Así es que los techos de la quinta hoy tienen dos placas captadoras de 2 m2, un intercambiador de calor de acero inoxidable y un tanque de 260 litros de capacidad.
En su afán por llegar a nuevos clientes, Energe pone foco en el retorno de la inversión, que se hace al proyectar los precios que tendrá a futuro la energía convencional. "Los retornos van de los siete a los 12 años. Un equipo residencial puede rondar los $ 20.000, mientras que un hotel grande, de 80 habitaciones, puede gastar hasta $ 1,5 millón. El ahorro estimado es del 80% de la energía", dice Pérez.
El futuro de Energe va en parte por las asociaciones estratégicas. Firmó un contrato con Longvie, la marca de calefones a la que provee de 400 unidades al mes. Además apuestan a la energía solar fotovoltaica, con equipos en espacios públicos. En el municipio de Godoy Cruz, ya instalaron más de mil kilovatios. Y van por más.

Ezequiel M. Chabay

Para tener en cuenta

- Fundación: 2007.
- Capital invertido: $ 100.000.
- Cantidad de empleados: 22.
- Facturación 2015: $ 20 millones.
- Inversiones 2017: $ 6 millones.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar