Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Con Kirchner el federalismo es una utopía

El proyecto de poder K, que necesita tener bajo su halo a los gobernadores, es el dato que se esconde detrás de la negativa de coparticipar el impuesto al cheque y del anuncio que propone su anulación

La negativa del Gobierno Nacional a coparticipar un porcentaje mayor del impuesto al cheque y la amenaza de quitar fondos del Programa de Asistencia Financiera, desnudan las verdaderas intenciones de Néstor y Cristina: manejar los recursos financieros como moneda de cambio, para mantener a los Gobernadores alineados con el proyecto de poder del Kirchnerismo.

No es ningún secreto que las cuentas provinciales están en rojo y varios de los gobernadores sufren cada treinta días sin el giro de recursos nacionales. Varias provincias aún no han iniciado su ciclo lectivo por el descalabro financiero en el que se encuentran y otras no pueden afrontar los compromisos previsionales. Este complejo panorama, lejos de preocupar, es bien visto desde la Casa Rosada, ya que lo utiliza para conseguir lo que la ciudadanía le quitó, a fuerza de votos, el 28 de Junio. De esta manera, disciplinando gobernadores, diputados y senadores el oficialismo encuentra aliados inesperados ante cada debate parlamentario que interesa al gobierno.

Quedó claro, en el almuerzo que mantuvo la Presidenta Kirchner junto a los Gobernadores más afines a su gestión el lunes último, que a su gobierno poco le importa la situación de las Provincias. En el anuncio de derogar el impuesto al cheque se esconde una de las maniobras más perversas de los últimos tiempos. El mensaje parece ser: “Si no podemos seguir manejando los recursos a gusto entonces que nadie los tenga”. El desbalance fiscal que supondría la derogación lisa y llana del impuesto es de 24.000 millones de pesos y esto generaría desconcierto ya que nadie explica con que se reemplazará ese ingreso y como lo suplirá en la asignación a las provincias. Coincidimos en la apreciación, el impuesto al cheque es regresivo pero no puede derogarse sin una amplia y consensuada reforma fiscal que incluya entre otras propuestas el gravamen a la renta financiera y el impuesto a los juegos de azar. La matriz impositiva de la Argentina merece una actualización y un profundo debate. Proponer la eliminación del impuesto al cheque para que la oposición no avance en soluciones respecto a la situación fiscal de las provincias es de una irresponsabilidad alarmante.

Por otra parte es absolutamente pueril que el Ministro Amado Boudou descubra ahora la regresividad del impuesto en cuestión, justo en momentos donde la inflación alarma. Nada dice el Ministro de lo regresivo que supone el ajuste por inflación. Es hora de explicar que medidas aplicará el gobierno ante la suba de precios y la espiral inflacionaria.

A pocos días de cumplir 200 años como Nación, el federalismo es una utopía imposible de alcanzar bajo el Gobierno K. Mientras que en el proceso de formación de nuestra Patria, los caudillos provinciales se revelaban contra el Gobierno Central ante el dominio de la caja y la aduana, y eran capaces de desangrarse para que sus pueblos fueran respetados, hoy, a comienzos del Siglo XXI, sus herederos, los actuales Gobernadores, asistieron a un encuentro en Olivos del que solo se llevaron promesas. No se hace honor a la República si no se respetan sus principios fundacionales.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar