Lunes  03 de Marzo de 2008

Cómo volver a la oficina y no huir en el intento

Tips para tener en cuenta a la hora de retomar la rutina laboral

Terminan las vacaciones y la historia se repite. Verano a verano, la reincorporación a la oficina suele tornarse más dura y las ganas de desaparecer del mapa van in crescendo y casi que se van acumulando. Pero, a pesar de todo, lo más seguro es que finalmente el cartel de wanted no gane los pasillos de la empresa y que -con el más profundo dolor del alma- todo vuelva a la rutinaria normalidad.

Y si bien ya en la ruta es probable que el martirio de las primeras jornadas le vaya dejando paso a la resignación y al acostumbramiento al maldito día a día, siempre viene bien tomar recaudos en pos de que la vuelta al lugar de trabajo sea lo menos traumática posible.

Así las cosas, y en la senda de que la desazón inicial sea más leve, van aquí algunos consejos, algo así como un pequeño manual para consultar cuando los pensamientos oscuros ganen la escena y la intención de tirar la toalla se multiplique de manera inesperada e insoportable. Vayamos por partes, entonces, para lograr volver a la oficina y no huir en el intento.

La primera máxima que recomiendan los especialistas es tal vez la más difícil de cumplir: regresar un poco antes del lugar de relax, para ir aclimatándose nuevamente al ritmo y al humor de la ciudad. “Lo ideal es volver dos o tres días antes de la reincorporación a la empresa, ya que si se decide regresar sobre la hora, llega mitad de semana y se torna casi imposible mantener el ritmo y la buena cara”, dice Rubén Heinemann, socio de Heidrick & Struggles. Inclusive, algunos expertos sostienen que esas jornadas ya en la ciudad bien pueden ser utilizadas para ir poniéndose al tanto de recados en el contestador telefónico y de e-mails atrasados... Pero teniendo en cuenta que (si de períodos de vacaciones se trata) un día tiene un valor incalculable para muchos, cada cual hará su juego y optará por sacarle el jugo hasta el último minuto al lugar elegido, o bien decidirá pegar la vuelta varias horas antes, para así bajar las pulsaciones y dedicarse a hacer un relax casero antes de volver al ruedo. Aunque vale la aclaración: llegar con los minutos contados puede hacer que el contraste y el desgano sean aún más sostenidos.

Acto seguido, no queda otra alternativa que ponerse los cortos y salir a la cancha. La recomendación primaria -y general- es retomar las funciones en forma tranquila, mediante un proceso gradual que posibilite que el cuerpo se readapte al anterior ciclo que se dejó antes de ir de vacaciones. “Es fundamental respetar los tiempos de readaptación del cuerpo a la rutina del trabajo, porque de lo contrario el desgaste será inmediato. Por ello, es indispensable ir de a poco y sin apuro, y tomarse con soda el retorno a la organización”, recomienda Ana María Gueli Enríquez, asesora en inserción laboral y desarrollo de carrera. Pretender hacer en un primer día lo que normalmente lleva una semana o más representa un pasaje directo a un pico de estrés.

¿Qué ejemplos concretos implica respetar los tiempos? En primer lugar, no inmutarse ante la segura catarata de correos electrónicos y mensajes telefónicos, salvo que se desee sufrir un colapso nervioso intencional y así ganar otra semana sin trabajar, fruto de una salvadora licencia médica antiestrés. Broma -o no- aparte, lo cierto es que ponerse al día con la larga lista de remitentes implicaría un insumo horario que haría perder el foco de las cuestiones verdaderamente elementales. “Lo ideal es revisar primero los e-mails del propio jefe o de otros jefes directos. Luego, por la tarde, los de los clientes internos o externos. Y en los días subsiguientes, los correos de pares, para por último chequear aquellos del equipo de reportes directos”, sostiene Ariel Castiglioni, especialista en Estrategia y Planificación Organizacional, y director de Recursos Humanos de SAP.

Igual procedimiento debería utilizarse para responder los mensajes telefónicos, si bien ambos procesos seguramente se verán atenuados si es que se sucumbió ante la tentación de abrir la BlackBerry durante el tiempo de descanso o se dedicó algunas horas del retorno anticipado a dicha tarea.

Agendas livianas

Siguiendo con la veta informática, otro requisito a tener en cuenta es armarse de paciencia ante la insistencia vía e-mails de aquellos que hayan recibido como respuesta el out of office. A propósito, un bonus track para la próxima salida vacacional: un buen consejo para el futuro es mentir piadosamente en la programación de dicha herramienta, agregando un par de días más a la verdadera fecha de retorno, para así ponerse al día en forma más aliviada y luego alistarse para hacerle frente al vendaval de requisitorias.

Tras esta primera fase de reacomodamiento, lo que sigue es hablar con los colegas y colaboradores, una acción fundamental para así enterarse de lo acontecido durante el lapso de ausencia. Ponerse al día de lo que sucedió permitirá saber qué cosas son prioritarias y cuáles son las novedades más relevantes. De otra forma, se corre riesgo de sentirse un extraño en la propia corporación. “El diálogo y el intercambio de noticias con los compañeros proporciona una rápida tranquilidad de que las cosas están bajo control (o no). Y brinda más aire para así calmar la ansiedad y sentirse de nuevo en ritmo”, considera Eduardo Suárez Battán, head hunter de Macaya & Suárez Battán Asesores.

En sintonía, Gueli Enríquez sostiene que “si no se invierte tiempo en hablar con los colegas queda un agujero negro, representado por las cosas que sucedieron durante la ausencia del empleado, de las que no se enteró”. Dichas conversaciones deberían incluir también a la persona que lo reemplazó. Resueltas estas cuestiones, la actualización en cuanto a mensajes y sucesos permitirá establecer una clasificación de las tareas pendientes según urgencia e importancia y así ir estableciendo prioridades y armando la lista de compromisos. Y aquí salta a la luz una nueva advertencia: es indispensable no tener una agenda apretada al menos durante la primera semana.

Llevar el control de reuniones y citas es casi un mandamiento, ya que intentar resolver velozmente todos los temas en espera sería una grave equivocación, imposible de cumplir por otra parte. Castiglioni propone un método particular: “Hay que clasificar las acciones pendientes en urgentes e importantes, importantes y no urgentes, y urgentes y no importantes”, opina. Hecho este ordenamiento, organizar las reuniones en forma tranquila y gradual probablemente sea más sencillo, aunque todo dependerá de la energía, el ritmo y las presiones de cada uno.

Una vez finiquitada la actualización y establecido el ránking de prioridades, el resto de las recomendaciones están relacionadas con tópicos complementarios que pongan algunos paños fríos al asunto. Como muestra, varios botones.

Durante los primeros días, la palabra clave es coffee break, de la cual más que uso hay que hacer abuso, en un ejercicio constante y riguroso. Sin temor a ser mirado de reojo, en la semana inicial todo está permitido, por lo que para los reincorporados hay canilla libre de coffee break.

A la hora del almuerzo, en tanto, se recomienda aplicar una táctica más o menos similar, con mediodías tranquilos y de largas sobremesas. Si suele comer puertas adentro, haga una excepción y salga en la búsqueda de un lugar de su agrado. Tomarse descansos, delegar lo delegable, darse tiempo libre para el relax y no pasarse si un minuto de más en su silla son otros ingredientes vitales de la receta. Si es necesario, puede colgar un cartel que diga “Prohibido quedarse después de horario” en la pared. No atender todos los llamados es otra de las sugerencias que entran en los carriles de lo permitido.

En lo personal, no descuidar a la familia, más si se viene de compartir algunas semanas full-time con ella. Desaparecer del hogar durante 12 horas puede ser un golpe duro de sobrellevar para familiares y también para uno mismo.Y a no desesperar, porque gradualmente todo irá adquiriendo su tono habitual.

Y nada de bajones anímicos y que la resignación no imponga condiciones, ya que en un año habrá revancha, con otras vacaciones. Un buen ejercicio en este sentido es comenzar a pensar en posibles destinos y planificar viajes relegados.Para el final, el consejo más importante: aprovechar la buena época. Porque a la segunda semana de su regreso ya no hay excusas que valgan.

Matías Franchini

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000080,500086,5000
DÓLAR BLUE-1,2903149,0000153,0000
DÓLAR CDO C/LIQ0,3172-148,5067
EURO1,356398,269798,2899
REAL2,501815,622415,6267
BITCOIN-2,848719.129,400019.139,0000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-0,917433,7500
C.MONEY PRIV 1RA 1D0,000034,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D0,000037,2500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-3,333387,0090,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,701,70
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,625054.572,5400
BOVESPA2,3700108.893,3200
DOW JONES0,630029.638,6400
S&P 500 INDEX1,12713.621,6300
NASDAQ1,280012.198,7370
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,4279427,5131429,3503
TRIGO CHICAGO-2,6282207,6020213,2054
MAIZ CHICAGO-1,3699162,9856165,2493
SOJA ROSARIO0,0000339,5000339,5000
PETROLEO BRENT-1,106947,350047,8800
PETROLEO WTI-1,720344,560045,3400
ORO2,11181.813,20001.775,7000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology