PARA HOY SE ESPERA UNA MULTITUDINARIA PROTESTA ANTIBÉLICA

Bush llega a Londres para cerrar filas con Tony Blair

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, llegó ayer a Gran Bretaña en una visita en la que cerrará filas con su principal aliado, el primer ministro Tony Blair, ante una ola de protestas por la guerra en Irak.

Ambos líderes quizás habían esperado que el viaje sirviera para conmemorar la victoria de sus países unidos en Irak, pero el aumento de los ataques contra las fuerzas de ocupación han empañado cualquier ambiente de celebración, mientras Bush también enfrentará protestas masivas en Londres.

Los organizadores esperan a unos 100.000 manifestantes hoy para el derribo de una enorme estatua de Bush en la Plaza Trafalgar de Londres, recordando un acto similar en Bagdad en abril, cuando soldados estadounidenses hicieron lo mismo con una estatua del derrocado presidente iraquí Saddam Hussein.

La primera protesta se produjo en el centro de Londres en momentos en que el avión de Bush aterrizó en el aeropuerto Heathrow. Unos 1.000 manifestantes expresaron a gritos su oposición a la política ambiental estadounidense.

Bush, quien junto a su esposa Laura se hospedará en el Palacio de Buckingham, recibió una cálida bienvenida en el aeropuerto por parte del príncipe Carlos y la guardia de honor de la Real Fuerza Aérea.

El alcalde de Londres, Ken Livingstone, llamó a Bush “el hombre más peligroso del planeta y dijo que, incluso si se lo piden, se negará a estrechar su mano.

La policía británica llevará a cabo la mayor operación de seguridad para un visitante, a un costo de 8,5 millones de dólares, tras los letales ataques contra sinagogas el fin de semana en Estambul que han agudizado las tensiones.

Los comentaristas británicos señalan que la visita será poco cómoda para Blair, criticado en su país por el tema de Irak, especialmente dentro de su propio Partido Laborista.

Pero el primer ministro británico se ha mantenido firme. En un discurso clave sobre temas de política exterior la semana pasada, Blair dijo que los críticos de la guerra deberían aceptar que los iraquíes están mejor sin Saddam Hussein en el poder.

Se espera que Bush y Blair finalicen los detalles de planes discutidos la semana pasada para acelerar la transferencia de la soberanía del ocupado Irak a un gobierno interino.

Blair también esperaría alcanzar un acuerdo sobre los británicos detenidos en la base naval estadounidense en la bahía de Guantánamo, Cuba.



Más de Impresa General

Noticias del día