EL PA S DEBE LOGRAR UN SUPER VIT QUE CUBRA LOS INTERESES

Brasil está muy cerca de controlar su deuda

En 2003, el riesgo país de Brasil cayó 2000 puntos básicos. Sin embargo, aún se debe trabajar para lograr un superávit primario que estabilice por completo la deuda pública

Durante 2003 Brasil inició un proceso de renovación de su deuda pública hacia un perfil más seguro y logró una gran caída de 2000 puntos del riesgo país. Un informe de la Fundación Capital asegura que para estabilizar la deuda por completo, el país deberá bajar más su tasa de interés, mantener una política fiscal y monetaria austera y mantener baja la inflación.

El riego país brasileño cayó desde los 2400 puntos básicos en 2002 –antes de las elecciones presidenciales– a los 400 puntos actuales. El informe afirma que una coyuntura económica favorable y las medidas que tomó el gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva permitieron la caída. Además, se destaca el hecho de que Brasil desarrolló más su deuda interna que externa, con una participación de 79% y 21% sobre el total, y su modificación hacia un perfil más seguro, bajando la participación de los títulos indexados en dólares desde el 20% al 11,2% en tres años, y aumentando la de los de rendimiento prefijado desde 1,9% al 11,8% en 2003.

Sin embargo, la deuda pública creció desde 28,5% del PIB en 1994 hasta el 57% del PIB en 2003, con un aumento de 1,5 puntos porcentuales correspondientes al último período. Estas cifras indican que aún se debe trabajar para lograr un superávit fiscal que pueda reducir el endeudamiento total o, al menos, que el superávit primario, que en 2003 fue mayor al 5% del PIB, cubra los de intereses, del orden del 8% o 9% del PIB.

Para lograrlo, el informe asegura que Brasil debe lograr la estabilidad y el crecimiento económicos, manteniendo una política fiscal y monetaria austera. Además, se afirma que el Banco Central deberá bajar aún más la tasa de referencia SELIC que acumula una caída de 10 puntos desde junio pasado y se encuentra en el 16,5% anual. La SELIC deberá llegar a 10%, y la tasa de inflación hasta el orden del 5% anual. Las perspectivas optimistas de crecimiento para 2004, sin dudas facilitarán la tarea para el gobierno brasileño.



Noticias del día