UNA LE BAJA EL PERFIL AL JUMBO MIENTRAS LA OTRA OFRECE EL A380

Boeing y Airbus amplían la brecha que los separa

La discusión está en el número de grandes aviones de más de 500 pasajeros que una y otra compañía sostienen que demandará el mercado

Grandes aviones uniendo grandes aeropuertos desde donde volar a otros puntos, o más opciones de vuelos directos y sin escalas a más destinos. Esa es la diferencia entre Airbus y Boeing, según el constructor estadounidense.

Mientras uno trabaja en la fabricación del A380, el avión más grande del mundo, con capacidad para aproximadamente 550 pasajeros y 13 pallets de carga, el otro perfila y ultima los detalles de su 7E7, una nave capaz de albergar entre 200 y 250 pasajeros, más cinco o seis pallets de carga y que seguramente terminará adoptando el nombre oficial de 787.

“¿El mundo necesita super aviones de 550 asientos en dos pisos o más bien máquinas eficientes de mediano tamaño que alberguen entre 200 y 250 pasajeros? ¿Conexiones a través de megahubs o vuelos non-stop con muchas frecuencias? , preguntó Randy Baseler, vicepresidente de Marketing de Boeing Commercial Airplanes.

El mismo ejecutivo reconoció la semana pasada, durante una presentación para periodistas latinoamericanos, que en realidad el mundo necesitará ambos tipos de aviones. “Nuestra diferencia con Airbus radica en el número de unas y otras aeronaves que demandará el mercado en los próximos años , aclaró.

Según estadísticas de Boeing, entre 1980 y 1990 el promedio de asientos por avión creció 7%, mientras que entre 1990 y 2000 aumentó otro 2%. “Hubo un pequeño incremento en los últimos años y no creemos que esta tendencia se modifique , advierten en la compañía.

Claro que si bien en Estados Unidos aseguran que por la demanda del mercado el tamaño de los aviones crecerá un promedio de 5% hasta 2020, las estimaciones de Airbus elevan ese índice al 22%.

El fabricante europeo prevé que en los próximos 16 años las aerolíneas harán pedidos por algo más de 1.100 aviones de más de 500 plazas, en tanto que Boeing asegura que los pedidos no superarán la barrera de las 320 unidades.

“Si la propia Airbus estimó que en las 10 rutas aéreas con mayor ocupación se necesitarán 168 aviones del tipo A380 para cumplir con la demanda, ¿en qué otras rutas piensan colocar los 970 A380 restantes? , indagó Baseler.

Así y todo, Airbus ya tiene firmadas 129 órdenes de compra con 11 clientes diferentes para su A380. Según la empresa, el programa de construcción alcanzará su punto de equilibrio financiero con la venta número 250 y a partir de allí todo será ganancia.

Hijo del viento

Aunque Boeing abandonó su postura de no mirar los planes de la competencia, el gigante estadounidense enfoca su más reciente proyecto en otro nicho: los aviones de entre 300 y 500 asientos. “El 50% de los pedidos recaerá en este segmento , aseguró Randy Tinseth, director de Marketing de productos y servicios.

La estrella de Boeing en ese mercado será su Dreamliner, hoy conocido como 7E7 pero que seguramente la empresa bautizará con el nombre de 787.

Este proyecto, descendiente del finalmente abandonado Sonic Cruiser, que iba a alcanzar una velocidad subsónica, estará en el aire por primera vez en 2007 pero recién comenzará a entregarse para su operación un año más tarde. Aunque todavía hoy no está definido cuáles serán las dos empresas que proveerán los motores y mucho menos están listas las turbinas, el fabricante asegura que consumirá 20% menos de combustible que el A330-200 de Airbus.

“Generará más ingresos que su competidor (el A330-200) porque llevará más pasajeros y carga que él. El costo de su operación será más bajo y el peso del avión será un 13% menor, por lo que las tasas en los aeropuertos también serán menores , aseguró Tinseth.

El costo del 7E7 será de unos u$s 125,9 millones, un precio similar al de lista del 767-300ER.

Noticias del día