DAR EL PODER DE ELEGIR MAXIMIZA LA INVERSIÓN

Beneficios y sueldos ahora vienen a medida

Los criterios de retribución no siempre fueron los mismos. Así como en los años ‘70 y ‘80 el ajuste por inflación del salario básico era una práctica casi mensual, la remuneración variable era casi inexistente.

En los ‘90 la convertibilidad desterró los ajustes periódicos y la caza de talentos desatada por el desembarco de empresas extranjeras elevó los salarios ejecutivos, que se equipararon a los más altos del mundo.

“La crisis del tequila en México en 1995 hizo incorporar la remuneración variable como una forma de acomodar salarios que habían quedado demasiado elevados , recuerda Mariano Dantas, de Hewitt y Asociados, durante su exposición en el Congreso Nacional de Recursos Humanos. En esa época, el desempleo comenzaba a llegar a las capas superiores de las organizaciones, en la Argentina.

Desde entonces, se incorporó el concepto de compensación total que incluye beneficios –desde el plan médico, hasta el auto de la empresa– y programas de remuneración variable, donde parte del salario está vinculada al cumplimiento de objetivos de productividad. “A principios del 2000 se introdujo el criterio de que hay que pagar por competencias, lo que implica pagar a la persona más allá del puesto que ocupa , explica Dantas. Las estrategias de compensaciones están cada vez más vinculadas a los resultados del negocio. “El pago variable permite absorber momentos de crisis, dar más reconocimiento a los talentos y elevar el desempeño de la gente , dice Dantas.

Las últimas tendencias en beneficios también escapan de la homogeneidad. “Los beneficios flexibles permiten maximizar la inversión que hace en ellos la empresa , explica el experto de Hewitt.

En cada momento de la vida ciertos beneficios son más valorados que otros. Y estos planes permiten optar dentro de una gama acotada. Un ejecutivo soltero de 30 años puede preferir que le paguen un posgrado y otro de 45, casado, valorar más un seguro de vida.

Para 2004, muchas empresas que quitaron beneficios están revisando esa decisión. “Ahora el auto pesa más en la compensación total y es muy valorado , señala Dantas.



Más de Impresa General