EN EL SECTOR NO VEN, POR EL MOMENTO, UN IMPORTANTE MOVIMIENTO DE LOS VALORES

Bendecido por la crisis, el mercado inmobiliario espera más inversiones

El primer lugar donde se observan estos efectos es en Punta del Este, donde el 80% de las compras las realizan argentinos. Se espera que muchos inversores bursátiles se vuelquen a los ladrillos

La historia se repite aunque cada vez agudiza más la tendencia. Una crisis bursátil afecta a las Bolsas de todo el mundo y el sector inmobiliario, habitual refugio de los inversores argentinos, se frota las manos con la firme certeza de que muchos serán aquellos que busquen algo de seguridad en los ladrillos.

“Los ladrillos siempre fueron un muy buen refugio y esta oportunidad no será la excepción. La Argentina está subvaluada en términos internacionales. Nuestro crecimiento es genuino, producido por el ahorro de la gente, por lo que prácticamente no dependió de los bancos; y sin dudas esto continuará así , precisó Roberto Ledo, director de la inmobiliaria Bullrich.

A esto, dice el especialista, habrá que sumarle la llegada de más inversores extranjeros que, si bien ya posaron sus ojos en el país desde hace un par de años “ahora verán mayor atractivo, sobre todo por una cuestión de costos .

De todos modos, aunque suene extraño, la ciudad balnearia de Punta del Este es el primera en ver los efectos que producen los movimientos bursátiles. “Se ve una demanda inesperada, inusual, y que no ocurrió durante las dos últimas temporadas. Lo comenzamos a observar en los primeros días del año, pero estos últimos días se hizo más fuerte , señaló Igor Martínez, de la sucursal Punta del Este de Tizado Propiedades.

El especialista especifica que cerca del 80% de las compras que se dan en esa ciudad son apalancadas por inversores argentinos. “En otros años se veía entre los compradores a gente de las localidades más fuertes como Capital Federal o Córdoba, ahora se comenzó a observar también la presencia de inversores de Santiago del Estero o Misiones, y muy ligados al campo. Esto sin dudas refleja los vaivenes bursátiles , agrega.

El efecto en cadena que podría despertar ésto es que los bancos comiencen a recortar su interés por otorgar préstamos, con lo que se verá claramente afectada la capacidad de acceso al crédito de los sectores de menores recursos, aquellos que no cuentan con fondos propios suficientes para comprar una vivienda sin este mecanismo.

Con esto, los desarrolladores desinflan más todavía sus intenciones de comenzar a construir viviendas para las clases medias y medio-bajas, donde en la actualidad no tienen prácticamente presencia.

“Sin un mercado crediticio fuerte no tiene sentido que nos arriesguemos a invertir algo que hoy no tiene demasiada salida y que, con esta crisis de por medio, menos la tendrá , afirma desde uno de los fondos inversores más grandes del país que tiene una pata cada vez más fuerte en el mercado del real estate.

¿Cuál será la actitud que tomarán entonces los desarrolladores? “Continuaremos apuntando hacia los sectores en los que hoy tenemos presencia, es decir los de viviendas para los sectores de la sociedad con mayor poder adquisitivo. Si la ecuación varía, veremos qué hacemos , sentencio el directivo.

En el mercado se estima que los grandes desarrolladores no variarán sus planes a raíz de esta crisis, sobre todo porque tienen sus recursos puestos en segmentos rentables, y solventados con recursos propios.