LOS ETF “SHORT O DE POSICIONES CORTAS SUBEN CUANDO EL ACTIVO BAJA

Apostar contra el mercado: también se puede ganar si se espera que todo vaya mal

Ya no hay que ser George Soros para ganar dinero cuando los mercados caen. Los ETF “de posiciones cortas son un instrumento que permite apostar a la baja de un determinado índice o activo financiero, invirtiendo montos pequeños y sin complicarse demasiado. Se puede invertir en contra de un sector o de la bolsa de un país: este año, quienes se jugaron a una pérdida de valor de las acciones financieras de EE.UU. acumulan una ganancia del 60%

No es verdad que los pesimistas sean incapaces de ganar dinero en la Bolsa. Basta mirar a George Soros: el magnate de origen húngaro amasó su fortuna apostando una enorme suma de dinero a una baja de la libra esterlina. También gracias a su pesimismo, los portfolio managers de Goldman Sachs lograron salvar a ese banco de inversión de convertirse en una víctima segura de la crisis subprime cuando decidieron apostar a que los bonos vinculados a las hipotecas de alto riesgo se desplomarían.

Ahora bien, hace algunos años la posibilidad de ganar dinero cuando un activo financiero perdía valor sólo estaba al alcance de los inversores más sofisticados, conocedores de las estrategias necesarias para salir victoriosos aún cuando el mercado no gana para disgustos. Por estos días, sin embargo, hasta el inversor más novato tiene al alcance de la mano productos simples y baratos que le permiten dar rienda suelta a su pesimismo y, desde la Argentina, ganar dinero apostando a la baja de las acciones chinas. Todo gracias a los ETF “de posiciones cortas o “short . Pero, ¿cómo funcionan estos instrumentos? Por empezar, los ETF (Exchange Traded Funds) son un activo similar a los conocidos Fondos Comunes de Inversión, aunque con la diferencia de que cotizan todos los días en el mercado y pueden operarse del mismo modo que una acción. Así, permiten apostar a un grupo de activos o a un índice. Por ejemplo: existen ETF que representan a los principales indicadores de Estados Unidos, o de países como China, India, Japón y hasta Argentina. También hay ETF que apuestan a sectores de la economía –de los más variados: desde el sector financiero hasta a empresas de energía solar–, entre otras cosas. Los “short ETF, mientras tanto, se mueven en contra de la tendencia de un determinado índice o activo.

Para dar un ejemplo, el ETF PSQ apuesta a una baja del índice tecnológico Nasdaq. Así –para explicarlo de manera simplificada– cuando ese indicador cae un punto, el PSQ sube un punto. Ahora bien, para aquellos que estén muy seguros de que el Nasdaq tendrá una mala racha existe el ETF QID, que sube dos unidades por cada punto de baja del índice de las empresas tecnológicas. El QID es un “Ultra Short ETF: un tipo de fondo que duplica las posibilidades de ganar cuando un activo cae.

La oferta de ETF “Short y Ultra Short es bastante amplia. Se puede apostar a una caída de los principales índices de Estados Unidos como el Nasdaq, el Dow Jones y el S&P 500; o a una baja del índice MSCI Emerging Markets, que reúne a los principales mercados emergentes del mundo –incluida la Argentina–. También es posible jugarse a que las bolsas de China, Japón, Europa o Asia Pacífico tendrán una mala performance, o bien bajarle el pulgar a un determinado sector de la economía estadounidense, como la industria, los bienes de consumo o el sector salud, entre otros.

Pero, ¿cómo apostar a estos títulos desde el mercado local? Es sencillo. Si bien el principal centro financiero donde se negocian estos instrumentos es Nueva York, los inversores pueden comprarlos sin mayores inconvenientes a través de las sociedades de bolsa locales. Los costos, en tanto, suelen ser bajos: estamos hablando de que la comisión de los agentes que ronda actualmente el 1% del monto de la operación. Y en cuanto al monto mínimo, vale decir que este no existe, aunque los analistas recomiendan una inversión inicial del orden de u$s 5.000.

Ganadores y Perdedores

En lo que va de este año, el gran ganador entre los ETF “pesimistas es el Ultra Short SKF, que apuesta en contra de las empresas del sector financiero de Estados Unidos. Así, mientras que el índice Dow Jones U.S. Financials, que reúne a las principales acciones de bancos de EE.UU. cayó 30% en lo que va del año, el SKF ganó más del 60% en dólares. De forma similar, el ETF SDS, que gana cuando cae el índice S&P 500, ya subió 15%, al tiempo que el propio S&P 500 acumula una baja de 10% en el año.

Ahora bien, lo cierto es que el ánimo negativo no siempre da buenos resultados. De hecho, apostar en contra del sector de materiales básicos a través del ETF Ultra Short SMN ha hecho perder más del 40% a los inversores este año. En el mismo período, el índice Dow Jones US Basic Materials ganó 20%. Asimismo, el ETF Ultra Short Oil & Gas (DUG), que se juega a una baja en las acciones de empresas ligadas al petróleo, también cayó 40%.

De todos modos, este activo viene siendo uno de los más populares por estos días, teniendo en cuenta que gran parte del mercado está pronosticando una corrección fuerte de los precios del crudo en los próximos meses. Sin ir más lejos, el propio George Soros ha dicho a fines de mayo que los elevados precios del crudo se deben cada vez más a la especulación y, por ello, la suba del petróleo tiene la forma parabólica característica de las burbujas , indicó Soros al diario británico “The Daily Telegraph . En este contexto, el DUG subió 6% en apenas tres días. Algo similar ocurre con el UltraShort FTSE/Xinhua China 25 (FXP). Este ETF acumula una baja del 11% en lo que va del año. Sin embargo, si tomamos los últimos dos meses, este activo gana 40%.

Noticias del día