LA EXCESIVA LIQUIDEZ GENERÓ EL CLIMA PROPICIO PARA LAS INVERSIONES BURS TILES

Alzas superiores al 100% premiaron en el 2003 a quienes apostaron por la plaza local

Con una suba de 104,2%, la bolsa resultó el gran negocio, aunque la verdadera estrella fue la deuda nueva, con un retorno del 186% para el Pro12 y del 218% para el Pre8

El balance del 2003 tuvo un cierre por demás lucrativo para quienes a comienzos de año decidieron apostaron por las acciones locales y los nuevos bocones ajustados por CER. La suba del 104,2% del índice Merval, y el up-side superior al 186% para el Pro12 y del 218% para el Pre8 colocaron a estas opciones en lo más alto del ranking de las mejores inversiones del año.

La excesiva liquidez, sumada a las mínimas tasas de interés tanto a nivel interno como externo, y la menor percepción del riesgo en la plaza local, fueron algunos de los factores que alentaron las subas de estos activos.

El Merval duplicó su nivel de comienzos de año y terminó el 2003 en 1.017, 95 puntos. La tendencia alcista iniciada a partir de mayo y profundizada desde agosto, llevó el índice líder del mercado a batir sucesivos récords históricos a partir de octubre pasado. El volumen operado acompañó la tendencia, con un promedio diario operado de $ 35,49 millones, superior en cerca de un 100% al promedio de 2002.

El 2003 reportó importantes ganancias para las principales cotizantes. Acindar, Telecom, Grupo Financiero Galicia y Siderar obtuvieron subas del 313,2%, 192,3%, 188,5% y 164,9%, respectivamente.

Los sectores que lograron las mejores perfomances fueron los de metalurgia, siderurgia y petróleo y gas. La estabilidad alcanzada en los últimos meses permitió que los buenos rendimientos se trasladaran a telecomunicaciones y bancos.



Más bonos

Aunque con ganancias inferiores a las de la deuda nueva, se observan subas en la deuda defaulteda de entre 18% y 23%. Si bien las demoras en la reestructuración y las no muy amistosas conversaciones entre acreedores y el gobierno permitieron que los bonos subieran de un promedio de u$s 22 a los actuales u$s 28, aún se encuentran lejos de los máximos de u$s 35 de junio.

En cambio, la deuda nueva fue la gran apuesta del año. Al principio y ante el mayor tipo de cambio, los bonos en dólares fueron los ganadores, aunque en los últimos meses la estabilidad cambiaria y las mayores expectativas de inflación abrieron el camino a los nuevos bonos en pesos ajustables por Cer.

En dólares, el Boden 2012 subió un 42% contrastando con las caídas del 13% en el Boden 2005 y del 1,5% en el flamante Boden 2013 (cotiza desde el 24 pasado). En pesos y con capital ajustado por Cer, los más atractivos fueron los nuevos Bocones (Pro12 y Pre8, son bonos capitalizables) con subas superiores al 180%, y el Boden 2008 con un up-side del 22,7%.

Las colocaciones más conservadoras, como el euro y el oro, también ganaron. El debilitamiento del dólar a nivel mundial permitió, desde principios de año, una continua apreciación de la moneda común de la eurozona. En el 2003, el euro subió respecto del dólar un 19,5%. Las amenazas terroristas favorecieron al oro que alcanzó niveles de hace 8 años. La ganancia en dólares para este activo fue del 19,6%. A nivel local, el peso también se apreció frente al dólar. Quienes apostaron al billete sufrieron una pérdida de sus activos del orden del 12,5%.

Por otra parte, el exceso de liquidez en la economía precipitó una fuerte caída de las tasas.Una colocación a plazo renovable cada 30 días generó en el año una ganancia del capital de alrededor del 13%.

Quien puso su dinero en Lebacs salió ganando, ya que las letras en pesos a un año rendían por entonces un 46,3%, mientras que actualmente pagan el 8,5%. Igual escenario para las letras ajustables por Cer. En las primeras colocaciones la tasa real era del 15%, contra el actual 3,2%.

La Clave (Pág. 11)