CIENT FICOS ARGENTINOS PODRAN INGRESAR A LA PASTERA PARA EL MONITOREO

Acuerdo entre Cristina y Mujica para controlar Botnia y cerrar el diferendo

La presidenta dijo que con el uruguayo encontraron respuesta a un problema “de años . Los asambleístas analizan cómo reaccionar al anuncio

Los presidentes de Argentina, Cristina Kirchner, y de Uruguay, José Mujica, acordaron ayer la implementación del monitoreo ambiental conjunto en la planta de la pastera UPM (ex Botnia) y en el Río Uruguay –como lo establecía el fallo de la corte de La Haya– y también en establecimientos industriales, agrícolas y centros urbanos que vuelquen efluentes al río.

El acuerdo, asimismo, establece que los monitoreos se podrán hacer dentro de los establecimientos, y hasta un máximo de 12 veces al año; el primero se hará en la desembocadura del río Gualeguaychú en el Río Uruguay y en las instalaciones de la pastera finlandesa.

Con este acuerdo, Cristina y Mujica intentarán cerrar el conflicto ambiental y retomar la agenda bilateral. Los asambleístas de Gualeguaychú (que levantaron por 60 días el corte de la ruta 136) tomaron con cautela el anuncio oficial, y anoche se reunieron para analizarlo punto por punto (ver aparte).

“Con Mujica siempre tenemos muy buena onda y la verdad es que le encontramos la respuesta a un problema de años que teníamos que superar , dijo Cristina anoche en un contacto con periodistas en la Casa de Gobierno. “Cuando estoy en Montevideo me parece que estoy en una calle de Buenos Aires: nada pueda separarnos , completó Cristina.

Mujica llegó a la Quinta de Olivos poco antes de las 15, y la charla se extendió durante casi dos horas. Tal como adelantó este diario en su edición de ayer, la reunión se armó a contrareloj, ya que la etapa diplomática estaba agotada y era necesario que fuesen los presidentes quienes cerraran la letra chica del convenio.

En el acuerdo, Argentina logró incluir el monitoreo dentro de la planta de UPM, mientras que Uruguay pidió extender los exámenes ambientales también a los centros urbanos (ver aparte). Entre los puntos salientes se estableció que en 30 días se pondrá en marcha un comité científico con dos especialistas de cada país, escogidos por cada gobierno, que funcionará bajo la órbita de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU). Los controles de la margen izquierda del río la hará Dinama (Dirección Nacional de Medio Ambiente uruguaya), mientras que en la margen derecha será la Secretaría de Medio Ambiente nacional. En ambos casos siempre estarán supervisados por el comité de la CARU. La autoridad de aplicación de cada país será quien se encargue de extraer dos muestras, ya que una se las quedará el cuerpo de científicos.

Más de Impresa General