LA SEMANA PASADA LAS CUATRO ASOCIACIONES BANCARIAS APROBARON EL DOCUMENTO

A partir de septiembre, los bancos tendrán su código de buenas prácticas

Las entidades buscan afianzar la relación con sus clientes y establecer una suerte de norma de calidad para el sector. Derechos y obligaciones

Después de casi un año de trabajo, los bancos finalmente aprobaron la semana pasada su código de buenas prácticas, una suerte de manual de ética en el que se establecen los requisitos mínimos que deberán cumplir a la hora de relacionarse con sus clientes.

El código, que fue aprobado por las cuatro cámaras del sector, ABA, Adeba, Abappra y ABE, entrará en vigencia el 1º de septiembre. Las entidades que deseen adherir podrán hacerlo a partir de esa fecha y contarán, por única vez, con 180 días para ponerlo en práctica.

La idea es que, con el tiempo, el código se transforme en una norma de calidad para el sistema bancario. Su cumplimiento será monitoreado internamente, en cada entidad, por una persona designada bajo el nombre de Responsable de Cumplimiento, y luego externamente, por un Consejo de Autorregulación, un ente independiente que estará conformado por un miembro de cada una de las cuatro asociaciones bancarias. La pena máxima para el banco que no cumpla con el código será la pérdida de la condición de adherente.

Según la versión final del código a la que accedió El Cronista, algunas de las definiciones más importantes son:

Los bancos se comprometen a actuar frente al cliente de manera “leal, diligente, justa y transparente en relación con los productos y servicios ofrecidos. Por ejemplo, las entidades adherentes acuerdan a no iniciar acciones legales contra sus clientes sin haber efectuado una intimación previa, y a analizar los casos de incumplimiento en el pago de algún producto “con buena predisposición, buscando alternativas de solución .

Las entidades adherentes asumen el deber de informar de manera “veraz, objetiva, adecuada, completa y precisa acerca del funcionamiento de los productos y servicios. Se explicita que, en el caso de los créditos en cuotas, tendrán la obligación de informar el costo financiero total. Asimismo, se fija que cuando un cliente no se encuentre satisfecho con la elección de su cuenta corriente, caja de ahorro o tarjeta, podrá rescindir el contrato dentro de los 30 días corridos de su apertura sin ningún cargo adicional por parte del banco.

Los bancos también acuerdan a responder “diligentemente a cualquier reclamo de sus clientes. En tal sentido, el código les fija a los bancos un plazo de hasta 30 días corridos para responder a un reclamo. De no tener una respuesta final al vencimiento de dicho plazo, el banco deberá comunicarle al cliente “de manera fundada la extensión del plazo, el cual no podrá superar los 20 días corridos.

El Consejo de Autorregulación desarrollará y administrará un sitio de Internet dedicado a recibir denuncias de violación del código por parte de los clientes de los bancos adherentes. “El propósito de este canal no será la resolución del reclamo, sino su utilización para que el Consejo de Autorregulación ejerza efectivamente la supervisión del cumplimiento del código , señala el código.

Los bancos habían comenzado a trabajar en el código de buenas prácticas el año pasado, por iniciativa del entonces presidente del BCRA Alfonso Prat-Gay, quien sobre la base del modelo inglés fomentó en el sistema local también este esquema de autorregulación.