Lunes  19 de Julio de 2010

“A medida que he ido ascendiendo, me he vuelto algo más diplomático”

Barcelonés de corazón, amante de la historia y economista pragmático, el directivo cuenta por qué la informalidad combina bien con un estilo claro y preciso a la hora de liderar.

Con apenas siete meses en el puesto, Sergio Marly se desempeña hoy como el número uno local de Pernod Ricard, el imperio francés de bebidas alcohólicas que cuenta en su portfolio con marcas como Chivas, Mumm, Graffigna y Absolut. Español hasta la médula y dueño de una honestidad que no abunda en el mundo de lo politically correct, el ejecutivo no tiene empacho en desnudar sus virtudes y defectos.

De puertas abiertas e informal al cien por cien, reconoce que la diplomacia no es su fuerte. Sin embargo, admite que de la mano de la verdad a ultranza tampoco le ha ido tan mal en su carrera, que por primera vez lo ubica en el sillón de CEO. “A mí me pagan, creo, que por decir lo que pienso. Yo doy las noticias: buenas, malas o regulares”, dispara este economista amante de la historia, que lidera el destino de 500 empleados.

Ser el número uno implica tomar la decisión final sobre muchos temas. ¿Cómo desempeña este ejercicio de la decisión constante?

No me gusta tener la última palabra, sólo por el hecho de ser “el jefe”, entre comillas. Prefiero que las decisiones se tomen, si se puede, por consenso. Si es por unanimidad, increíble. Pero bueno, es cierto que a veces hay posturas encontradas entre dos departamentos y hay que tomar una decisión. Va con el puesto. Lo llevo bien, procuro que las decisiones sean racionales y no emocionales.

¿Extraña no tener un par?

No, porque yo creo que todos tenemos jefes de una manera u otra. Yo tomo una serie de decisiones, pero tengo un jefe al cual debo reportar: no todas las decisiones evidentemente, pero sí aquello que puede tener implicaciones a nivel América. El hecho de no tener un par y hacer un poco de juez tampoco está mal.

¿Cuáles fueron las decisiones de carrera que más le costó tomar?

La primera decisión de carrera que me costó fue cuando vivía tranquilamente en Barcelona. Trabajaba como Product Manager y, de repente, me ofrecieron el cargo de director de Marketing en Gran Bretaña. Ese fue un cambio, evidentemente. Mi mujer trabajaba y tuvo que dejar. Pero nos fuimos a Londres, que está a menos de dos horas de España. Cuando hace 12 meses me dijeron de venir a Argentina, fue una decisión más complicada: 11.000 kilómetros de distancia y esta vez con dos hijas, de 14 y 12 años.

Pero la decisión más dura fue cuando estaba en Londres, en Pernod, y surgió el puesto de director de Marketing, que se trasladaba a Madrid. A la misma vez, estaba en un proceso de selección, como director de Marketing de San Miguel del Grupo Danone, en Barcelona, que es mi ciudad natal, y a la cual hace ya 15 años que no voy. Pernod Ricard me confirmó el puesto y aceptó verbalmente, sin firmar nada. Dos días después me dijeron que sí los de San Miguel. Entonces, era ir a Pernod Ricard en Madrid o irme a Barcelona, que es mi ciudad, donde tengo mi familia, mis amigos de toda la vida y con las mejores condiciones económicas. Estuve pensando mucho: fue quizás la decisión más fuerte, porque era mi palabra contra mi sentimiento.

¿Se arrepintió después?

No, no me arrepiento. Más que nada porque San Miguel luego fue comprado por otro. Cerraron Barcelona y, además, porque estoy contento en Pernod Ricard. Y porque aunque piense que racionalmente quizás me convenía más, fui fiel a mi palabra. Si me hubiesen hecho esa oferta tres días antes, probablemente me habría ido. Pero como me la hicieron dos días después, dije que no y no me arrepiento.

¿Cuál es su regla de oro, esa que resume su estilo de gestión y liderazgo?

Yo diría que primero soy una persona bastante abierta, informal. Hablo, con muchos tacos o palabrotas, como hacemos todos los españoles. En España, para recortar las frases dices mucho “coño”, “joder”….Yo soy informal, me gusta que la gente entre a mi oficina y pueda hablar. Trato a todos, desde el de más abajo al de más arriba, de la misma manera. Procuro siempre ser racional en las decisiones, independientemente de la empatía por una persona o por otra. Incluso en las decisiones que son incómodas, o en las que yo podría no estar de acuerdo a nivel emocional, trato de que sean racionales. Eso es lo que me permite dormir, aun con cosas que no me gustan.

¿En qué se fija más a la hora de sumar a alguien a su equipo, más allá de las competencias técnicas de rigor?

Cuando contratas a nivel comité de dirección y vas a una empresa de cazatalentos, normalmente todos los curriculum que te traen son muy parecidos. Todos encajan en el perfil de lo que pides, con una experiencia muy similar. Evidentemente, si ya viene de nuestro sector, siempre es un punto más. Pero llega un momento en el que tienes que fiarte un poco de la empatía, la química personal que pueda haber. Como yo soy una persona abierta e informal, me fijo que sea alguien con quien los formalismos no sean tan importantes. Alguien con el cual tenga una charla y podamos hablar de cualquier tontería de repente y él siga la conversación.

Hace años que está en este sector. ¿Qué es lo que más le gusta de la industria?

Empecé en Congelados, en Unilever. Estuve dos años y luego pasé a Bertelsmann, en el rubro editorial. Fueron tres años ahí. Pero me di cuenta de que en España se bebía más que se leía. Me metí aquí en Pernod Ricard, en 1992.

No sabría decirte si es más que una cuestión de industria o de compañías. Pernod Ricard se caracteriza, a diferencia de otras empresas, precisamente por ser easy going, no formales. Puedes hablar con todo el mundo. Nos reunimos una vez por año, en una isla que tiene el grupo. Te sientas al lado de Patrick Ricard, que es el presidente, hablas con él. Te tomas una copa con otros directivos…

Bebidas, seguro, no deben faltar …

No, pero no es el hecho de beber mucho alcohol. Tenemos que beber con una cierta responsabilidad. Pero sí el hecho de que estás hablando con todos. La gente que venía de Seagram, cuyo 40% adquirió Pernod, nos decía que a su presidente mundial lo habían visto una vez a 40 metros y que no se atrevían ni a irle a saludar. Entonces, llegaron a la isla de Les Embiez, se sentaron al lado de Patrick Ricard, le dieron la mano, cenaron con él… La convivialidad es una de las características que tiene el grupo y me encanta.

Si tuviera que hacer un análisis de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (FODA) de usted como manager, ¿cuáles serían sus fortalezas y debilidades?

Me gusta escuchar a los demás, que den siempre su opinión. Es más, antes de darla yo, prefiero que lo hagan ellos, porque si no se pueden sentir un poco cohibidos. Otra virtud creo que es el hecho de ser informal, siempre abierto. También puedo escuchar cualquier cosa y siempre tomo decisiones racionales. Claro que hay varias cosas que podría trabajar más. A veces soy bastante informal en el lenguaje: adopté algunas muletillas argentinas y me riñen un poco, porque dicen que no van con mi cargo... (risas)

Además, soy bastante cabezón, por decirlo así, y no soy diplomático. Si un jefe me dice que haga blanco, perfecto, lo hago, pero no dejo de decir que deberíamos hacer negro. Donde manda capitán, no manda marinero. La diplomacia sin duda podria trabajarla más, me ha llevado algún que otro problema. Hay gente que no acepta que un subordinado le diga lo contrario a lo que él opina y prefiere los chupamedias, como decís aquí. Yo nunca he sido chupamedias. Por ejemplo, cuando veo a un jefe, en la isla de Pernod, no es que me aproxime a él por eso. Me siento en mi mesa y si se me sienta al lado, le doy conversación y si no, ya está.

En muchas empresas el juego político y la diplomacia ocupan gran parte del tiempo y resultan claves para ascender. ¿Cómo lo logró?

No me ha ido mal, pero reconozco que quizás es un aspecto a cuidar. Es evidente que a medida que he ido ascendiendo, me he vuelto algo más diplomático. Antes era como un elefante en una cacharrería: lo primero que me venía a la mente, lo soltaba. La gente me decía: “Pero tú estás loco”. Pero a mí me pagan, creo, que por decir lo que pienso. En última instancia, soy un chico disciplinado y haré lo que me digan. Pero creo que no somos robots.

No te voy a negar que en muchas empresas, y en ésta también, el juego político es importante pero como dije antes no me ha ido mal. Quizás porque he tenido suerte con los resultados y también porque saben que voy a decir realmente lo que sucede. Hay gente que dice: “Yo arriba no doy una noticia mala”. Yo, conforme llegan las noticias, las transmito. Si el costo del vino sube un 65% porque hay una mala cosecha, lo digo igual. Yo doy las noticias: buenas, malas o regulares.

¿Qué es lo mejor y lo peor de su trabajo?

Lo que menos disfruto es la cantidad de tiempo que paso fuera de este país. Decir que soy residente en la Argentina es un poco relativo. Y evidentemente conlleva problemas, cuando tenés a tu mujer, que no trabaja, y dos hijas. Hace dos dos semanas, de 19 días, estuve 17 fuera del país.

Lo que llevo mejor es que éste es realmente un puesto muy completo. Hay otras direcciones generales del grupo que no tienen producción, son empresas distribuidoras, o que no tienen exportación. Todas tienen obviamente Recursos Humanos, Comercial y tienen Marketing. Pero ésta engloba todo. Con lo cual, te da una visión amplia y además encima tienes otros cinco países reportando aquí, además de la Argentina. Tienes varias culturas y problemáticas distintas. Creo que te da una visión global que realmente estoy disfrutando mucho.

¿Qué se imagina haciendo el día que se jubile?

Jugando al golf todo el día. Viajar también me encanta, por placer. Además, el día que me retiro, me retiro. Lo único que me gustaría, sinceramente, es estudiar Historia. Mi vocación, por decirlo así, era estudiar Historia. Lo que pasa es que con una reflexión más profunda con mis padres, me hicieron dar cuenta de que, una vez que acabado el estudio, la alternativa era dar clase en un colegio, a niños que la historia les importa un bledo. O, en el mejor de los casos, dar clases en la universidad. Entonces, acabé estudiando económicas, empresariales y un máster. Tengo que confesar que, de 40 asignaturas, me gustó una, aunque también reconozco que mi estándar de vida ha sido algo mejor que si hubiese sido historiador (risas).

¿Le molesta que lo tilden de gallego?

No, pero me sorprendió un poco al llegar. Yo escucho a Petinatto en la radio, por la mañana, y siempre empiezan con los chistes de gallegos, que además nos ponen de tarados. “¿Qué hace una jarra de agua vacía en la nevera de un gallego? Por si viene nadie y me pide nada”. Son todos así. Entre los catalanes, hay una fama de tacaños. En España, también los cargan mucho. “¿Cómo se inventó el cobre? Dos catalanes, estirando una peseta." Me sorprendió porque los argentinos tienen fama de egocéntricos, pero yo no sabía que el español tenía fama de tarado aquí. Yo me río hasta de mi sombra, con lo cual, me da igual.

Estefanía Giganti

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,303076,750082,7500
DÓLAR BLUE-0,5525176,0000180,0000
DÓLAR CDO C/LIQ3,9844-171,5871
EURO0,361191,621091,9441
REAL0,329113,825713,8715
BITCOIN1,484911.928,610011.938,8200
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS5,625031,6875
C.MONEY PRIV 1RA 1D-3,225830,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-2,985132,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000092,0092,00
CUPÓN PBI EN PESOS1,19051,701,68
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL1,061049.162,1300
BOVESPA1,910098.657,6500
DOW JONES0,400028.195,4200
S&P 500 INDEX0,47273.426,9200
NASDAQ0,330011.478,9830
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO1,0197391,3205387,3706
TRIGO CHICAGO1,0367232,7714230,3831
MAIZ CHICAGO0,9254161,0172159,5408
SOJA ROSARIO1,9969332,0000325,5000
PETROLEO BRENT0,422342,800042,6200
PETROLEO WTI0,341041,200041,0600
ORO0,14161.909,10001.906,4000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology