Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

2015, año récord para las renovables

El buen momento que atraviesan las fuentes limpias de energía se percibe en los números que refleja el reciente reporte de Renewable Energy Policy Network for the 21st Century (REN21).

La energía renovable es una industria en franco ascenso. Y no solo de una sensación se trata. En 2015, esta contribuyó con el 19,2% del consumo energético global, al tiempo que el 29% de toda la capacidad de generación y el 24% de la demanda eléctrica provino de ellas. Tales conclusiones se desprenden del Reporte de la Situación Mundial de las Energías Renovables 2016 elaborado por el Renewable Energy Policy Network for the 21st Century (REN21), cuya secretaria Ejecutiva, Christine Lins, conversó en exclusiva con Energías Renovables.
"Hay algunos países en que las participaciones son mucho más altas. Un ejemplo es Dinamarca, que suministra el 42% de su demanda eléctrica con viento. Otro es Portugal, que, el mes pasado, proveyó durante cuatro días toda su demanda eléctrica con energía renovable. Esto muestra que las renovables pueden realmente ser gestionadas bien e integrarse a la red de electricidad", señaló, anticipando que, en el futuro próximo, se verá una escala mucho mayor de estos elementos, dado que el acuerdo de París –que fue adoptado diciembre último, con acciones concretas para que los países mitiguen y se adapten al cambio climático– creó "un momentum que será visible en los próximos años".
Otro de los aspectos en que 2015 fue récord para las renovables son las inversiones. Durante esos doce meses, un total de u$s 286.000 millones fue vertido a estas fuentes. Un dato a destacar: este dinero fue mayor en las economías emergentes y países en vías de desarrollo (u$s 156.000 millones), que en los países industrializados (u$s 130.000 millones). Solo América latina invirtió por un valor cercano a u$s 20.000 millones, de los cuales u$s 7.100 millones correspondieron a Brasil. Chile y México se ubicaron en el top 10 de los que más invirtieron en el último año.
En este sentido, apuntó la especialista, los países que se destacaron en este reporte son los que se encuentran en vías de desarrollo. "Es alentador ver que estos están invirtiendo más, porque necesitan nueva infraestructura para no estar encerrados en los fósiles. Es emocionante ver que están poniendo su foco en las energías renovables", subrayó.
"Este es un claro indicador de que los costos de estas tecnologías han disminuido. Estas son más competitivas que los combustibles fósiles en muchas jurisdicciones, y el aumento que vemos es resultado de ese costo reducido", observó Lins. Y añadió, al ser consultada por sus impresiones respecto de la Argentina: "Por supuesto, estamos muy entusiasmados por los anuncios que hizo el país. Creemos que tiene el potencial de convertirse en la próxima potencia renovable del continente".

El problema de los subsidios

Una de las barreras más importantes con las que se topa la expansión de las renovables, y la transición energética hacia ellas son los subsidios a los combustibles fósiles. "El mundo está gastando cuatro veces más en subsidios a los combustibles fósiles que en apoyo público a las renovables", advirtió la directora Ejecutiva de REN21. Así, por ejemplo, en 2014, u$s 190.000 millones fueron destinados a estos subsidios, en tanto que solo u$s 135.000 millones se tradujeron en apoyo a las renovables. Así como 2015 registró un gran progreso en lo que respecta al sector eléctrico, lo mismo no puede decirse de la refrigeración, el transporte y la eficiencia energética, que requieren de mayor trabajo.
María del Pilar Assefh

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar