AGRESIVO PLAN PARA COMPETIR CON TELEFÓNICA

Telecentro salió a pelear en telefonía

Finalmente, tras años de contar con una licencia y a cinco meses de que la Secretaría de Comunicaciones le otorgara numeración para usuarios, Telecentro, la empresa de cable de Alberto Pierri, salió a brindar telefonía.

Aunque sin lanzamientos publicitarios, la firma conducida por Sebastián, el hijo del ex presidente de la Cámara de Diputados durante el gobierno de Carlos Menem, diseñó un agresivo plan para competir en el mercado de transmisión de voz.

La prestación –a la que llama “Telefonía digital – sólo puede ser contratada por usuarios que también cuenten con el servicio de cable e Internet de banda ancha de Telecentro. El paquete con los tres productos cuesta $ 63,10 durante los seis primeros meses –con dos meses gratis de telefonía– y 2.500 minutos de llamadas llamadas locales sin cargo. Tras el periodo promocional, el precio final del combo es de $ 159.

A la hora de informar sobre los precios, los agentes comerciales de la empresa destacan que todas las llamadas al interior cuestan $ 0,12 el minuto “contra las de Telefónica que, entre 30 y 50 kilómetros, salen $ 0,16 y, a más de 240 kilómetros cuestan $ 0,56 .

El servicio, llamado Tel, utiliza un teléfono especial de Philips y sólo está disponible en las áreas donde opera Telecentro, que es el principal competidor de CableVisión-Multicanal en un segmento más bajo de la pirámide. A septiembre del año pasado, la firma contaba con 200.000 abonados al cable y 70.000 usuarios de banda ancha.

Tanto en 2007, como en 2006, la empresa realizó desembolsos por $ 70 millones para extender su infraestructura, que incluyó la digitalización de la red.

La firma ingresa así al mercado de triple play (unión de voz, datos y video), suma de prestaciones que tiene como principal ventaja la posibilidad de que el cliente lidie con un solo proveedor. Llegar a esta convergencia tecnológica es también meta de las telefónicas tradicionales (principalmente Telefónica y Telecom), las cuales, sin embargo, hoy se enfrentan con obstáculos legales.

Las empresas de cable iniciaron en 2006 una cruzada para que se mantenga una limitación introducida en 2005 a través del artículo 45 de la Ley de Radiodifusión. Ese ítem niega el acceso a una licencia de radiodifusión para las empresas de servicio público. En base a esa y otras normativas, la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC), presentó el año pasado dos recursos de amparo. El primero estaba orientado a las compañías telefónicas (todas, incluyendo a la mexicana Telmex y a las celulares) y el segundo al propio Estado nacional, en las figuras del Comité Federal de Radiodifusión y de la Secretaría de Comunicaciones, para que no extendiera permisos a las empresas.