LA MONEDA DE BRASIL FUE LA DE PEOR PERFORMANCE CONTRA EL DÓLAR EN JULIO

Por el ‘super-dólar’ pronostican mayor debilidad para el real brasileño

La divisa ya cayó 2% en lo que va de agosto ante la expectativa de que el banco central no subirá más las tasas. En el mercado creen que el real caerá a corto plazo, y que luego repuntará.

Ahora que los dólares están entrando al mercado local a borbotones, el Central ha tenido que esforzarse más que nunca para sostener al peso en su nivel “ideal y mantener así la competitividad de las exportaciones argentinas. Pero mientras la entidad despliega su poder de fuego en la plaza cambiaria, otra amenaza podría estar comenzando a aparecer en el camino de los exportadores locales: según los pronósticos de algunos analistas locales y foráneos, el real de Brasil –principal competidor de las exportaciones argentinas– podría debilitarse en los próximos meses. En concreto, se está especulando con la posibilidad de que el banco central brasileño no suba las tasas en su próxima reunión, con lo que concluiría el ciclo de “endurecimiento monetario iniciado en abril de este año.

Por este motivo, la semana pasada los inversores que operan con el real brasileño pagaron la prima más cara del mundo para asegurarse contra caídas futuras de la moneda. Las opciones a tres meses que les dan a los inversores el derecho a vender reales costaban 525 puntos básicos (5,25%). Esto es más de lo que se pagaba por los contratos para comprar reales, y es el máximo entre la canasta de monedas que monitorea Bloomberg. Hace tres meses, esa tasa estaba en el 4,9%.

El real fue, además, la divisa de peor desempeño frente al dólar en el último mes, y ya acumula un retroceso cercano al 2% en lo que va de agosto, hasta 1,777 unidades por dólar. “En un contexto de inflación y dólar quieto a nivel local, en el último año lo único que siguió sosteniendo la competitividad del peso fue, en cierta medida, que el real se haya apreciado. Ahora bien, si Brasil no sube la tasa de interés, posiblemente el real deje de fortalecerse y las exportaciones de Argentina sufrirán los efectos , indicó Andrés Méndez, economista de Finsoport.

Los analistas están pronosticando que el Comité de Política Monetaria del Banco Central de Brasil (Copom) dejará la tasa de interés de referencia, la Selic, sin cambios en su próxima reunión del 31 de agosto, tras tres aumentos seguidos. En el encuentro de fin de julio, el ente monetario que preside Henrique Meirelles subió la Selic en sólo 50 puntos básicos, hasta 10,75%; menos de lo esperado por el mercado, que había pronosticado un salto de 75 puntos.

Sucede que la mayor economía de América latina está mostrando signos de desaceleración en el segundo trimestre, tras haberse expandido 9% en el primero. Además, la inflación –la mayor preocupación de Meirelles– también dio señales de aminorar en julio, al mostrar un crecimiento del 4,8% anual, frente al 5,2% previo.

“El ritmo de avance se desaceleró más de lo esperado , dijo Elson Teles, economista principal en Maxima Asset Management en Río de Janeiro. “La economía está creciendo en el margen cercano a un ritmo sostenible . En este contexto, Itaú Unibanco Holdings SA, el mayor banco brasileño por valor de mercado, está pronosticando que Brasil dejará las tasas sin cambios hasta comienzos de 2011, cuando retomará las subas. Asimismo, un sondeo de Bloomberg entre 19 economistas arrojó que real se debilitará 1,5% en el tercer trimestre.

“Lo más seguro es que Brasil detenga la suba de tasas en su próxima reunión , dijo Gabriel Martini, de la consultora Abeceb. De todos modos, para el economista esto no es señal de que el real se debilitará. “La baja que está mostrando el real hay que contextualizarla a nivel global. Las señales de que la economía de Estados Unidos no está tan fuerte como se creía han llevado a los inversores a huir de los activos de riesgo y a refugiarse en el dólar. Es por eso que las monedas como el real están cayendo , indicó Martini. Según el experto, el real se debilitará en el corto plazo, pero en el mediano retomará el alza. “El impacto de un real depreciado sería muy fuerte en la Argentina, porque daría más asidero a los temores de una devaluación, que hoy están contenidos. Sin embargo, no creo que el real se debilite: Brasil es un país muy atractivo, y aún con las tasas quietas seguirá atrayendo dólares .